miércoles, 10 de noviembre de 2010

EL VALLE DE LOS BUITRES

“EL VALLE DE LOS BUITRES”

(1978-1995)

En los años cincuenta la Alameda del Tiritar era un lugar de ensueño para ir de perol en verano con la posibilidad de pernoctar en los puentes festivos. Allí por aquellas fechas pasaba el arroyo Rabanales con una limpieza de ensueño, y se disfrutaba lógicamente del paño. Era incluso más apetecible esa agua que la de nuestro río.

Desde que se instaló la fábrica de cervezas el Águila en la cuesta de Rabanales, además de contaminar la simpática fuente que había en la cuesta, contaminó totalmente el arroyo. Luego otras naves que se pusieron a su vera, hicieron el resto.

No estamos hablando de ningún paraje que sea ajeno a nuestra querida Córdoba, ni que tampoco este muy lejos de la capital. EL VALLE DE LOS BUITRES, como lo definió el simpático Andrés Tripiana Márquez, un buen profesional dedicado al automovilismo en el apartado de chapa y pintura y que tuvo que salir huyendo de allí porque le quisieron embargar hasta una barca de remos que tenía en el Guadalquivir. (López García)

Para llegar a Valle, ubicado detrás de las naves que hay en la Gasolinera San Carlos, hay que adentrándose por el camino que linda con la antigua escuela de Formación Acelerada de San Carlos, en dirección hacía el arroyo Rabanales, que bordea la alameda de Tiritar, Allí, a la orilla del citado arroyo, hay un rellano de terreno, en el que había una especie de polígono semiclandestino formado por varios talleres que en aquellos tiempos ocupaban a un total de 50 trabajadores. Salvo un par de naves, al parecer legales, todas las demás que bordeaban el llano deberían ser ilegales, ya que dicha parcela, era catastralmente destinada para usos agrícolas.

A pesar de eso, su dueño Rafael Jurado Díaz, el hombre que se averiguaba una financiera debajo del agua, desde el año 1978, el año en que perdió el Atlético de Madrid, la Copa de Europa, empezó a hacer naves y naves y cerró todo el perímetro del terreno con naves adosadas, dejando, solamente libre la orilla del citado arroyo, y porque según parece no tenía más remedio. Aquel seudo polígono, sin carretera, sin iluminación alguna, con los ruidos raros que se escuchaban a orillas del arroyo, sobre todo llegando la noche, era una versión auténtica del “EL VALLE DE LOS BUITRES”, como lo definió oportunamente el amigo Andrés.

En la margen de éste arroyo con el citado polígono, se vaciaba todo lo que sobraba de las naves colindantes. Se tiraban sacos de caracoles gordos y chicos muertos, se arrojaban los restos de las losas que se rompían, y se tiraba todo lo que sobraba del resto de naves. Por ello de noche, esta margen del arroyo, era un sucesión de ruidos, grandes y pequeños, en donde las ratas, los lagartos y otros bichos similares, estaban a su aire.

Pero el Valle de los Buitres para mi, es el recuerdo de veinte años día a día que los he vivido con intensidad dentro de la Empresa con la que colaboré a tiempo parcial, como fue UNION CERRAJERA CORDOBESA.

Ahora que se oyen declaraciones del Sr. Díaz Ferran, de los ministros y de los políticos que gobiernan este país, yo quiero contar aquellas experiencias vividas en el Valle de los Buitres, con todas las sinceridades.

Vaya por delante el decir que si pongo como ejemplo a la Unión Cerrajera Cordobesa”, es porque fue una empresa que la conocí durante bastante tiempo. Y traté de forma muy directa a todos los componentes de esta Cooperativa. Colaboré bastantes años con ellos en el tema de presupuestos y facturación. Eso no quita que por experiencias vividas, pueda decir que hay muchas empresas que han sufrido “El Calvario de los Buitres”.

EL PRIMERO “LLANITOS”

Nada más entrar te encontrabas el taller de “Llanitos” dedicado a la piedra artificial, un auténtico artista, cansado de andar por toda la Córdoba de los autónomos. Un día me dijo que se había refugiado allí en el “Valle”, para quitarse de todos los que le acechaban para cobrarle. Aquí, me dijo hago mi Arcángeles, mis fuentes y mis columnas, porque el oficio me gusta y lo llevo en el corazón. Pero no se puede trabajar para nadie y menos a la gente de la construcción.

“EL TABIQUES”

Este era un cuñado de un tal Bernier que empezó a fabricar unos módulos para levantar separaciones y tabiques, pero que su explotación comercial no era compatible, con pagar impuestos ni cotizaciones y por eso se refugio en el “Valle”. A pesar de que trabajaba a media puerta cerrada, también tuvo problemas de cobros que le llevaron a cerrar definitivamente el “chiringuito”. No obstante quedaron sus restos diseminados por la orilla del arroyo.

UNION CERRAJERA CORDOBESA

Al hablar de Unión Cerrajera Cordobesa, hay que decir que fue la idea de un grupo de profesionales de la cerrajería, que teniendo todos prácticamente los mismos orígenes en el Taller del “Pichaca (Diego Castilla Cortes), quisieron encarar su vida profesional con nuevo rumbo en una especie de Cooperativa.

Para clarificar este proyecto hay que identificar a las personas que lo constituyeron, por lo que los vamos a “definir” de mayor a menor. Todas estos trabajadores, esforzados al maximo y que llenaron Córdoba de hierros, ventanas y rejas, posiblemente les ha quedado una pensión de estas de MIL EUROS, tan habituales en Córdoba.

-Antonio Ruz Castillero. (68 años)

Posiblemente uno de los profesionales más completos en todos los sentidos, de los que yo me he cruzado en mi vida. Muchas veces daba soluciones profesionales, que las hacía como si tal, pero que tenían el sabor añejo propio de los genios. Muy buena persona, poco egoísta. Su único punto débil era la fragilidad de su salud, lo que le acarreaba algún absentismo.

Francisco Losada Wic (66 años)

El “Madriles” como le conocían en los mentideros profesionales. Era buena gente. Gran profesional de taller, honrado e incapaz de hacer daño a nadie. No obstante no estaba dotado para la labor de empresario (gerente) que le encomendaron desarrollar. En la toma de decisiones era su autoridad la que valía. Era muy hábil mentalmente, pero le faltaron los fundamentos básicos para ser empresario de una empresa de 30 profesionales. El asunto de las relaciones laborales las llevó aceptablemente. Terminó su vida profesional en un Bar.

Alejandro Luque Carmona (66 años)

Como todos buena persona y buen trabajador. Posiblemente el menos dotado en imaginación para el trabajo, pero que lo compensaba con su gran capacidad de observación. Era portador de un sentido muy bonito de la lealtad, como prueba de amistad. Hacía mejor que nadie los números mentalmente.

Florencio Ruz Castillero (65 años)

Trabajador de una casta irrepetible. Se atrevía con todo, y siempre era el primero en asumir cualquier riesgo. Era noble y sencillo como un niño. Era de las personas, que aunque hoy pudiera tener problemas de espaldas, dolores, o lo que sea, se entregó al trabajo en cuerpo y alma. Su trabajo bien realizado, formaba parte de su conciencia.

Antonio Romero Leonar (64 años)

El “Gordo” como se le llamaba cariñosamente, es una persona sorprendente, pues si bien era analfabeto en lectura. También era un prodigio en inteligencia deductiva para realizar los más complicados trabajos. En cualquier cosa que se ponía a hacer era un fuera de serie. Su capacidad de rendimiento, era el doble al normal de cualquier persona. En cambio, su desconfianza en el medio que le rodeaba, le hacía un tanto receloso. Aquello que no entendía, para él suponía algo que estába en contra de él. Es el más vivo del grupo.

“EL CARACOLES”

Manolo Murillo “El caracoles”, su taller era el que estaba a continuación y además era el más veterano en el “Valle”. El “caracoles” fue un trabajador, allá por los años sesenta de Almacenes San Antonio, de Materiales de Construcción. (Que patrocinaba el espacio de MINUTOS DEPORTIVOS, de Radio Córdoba). Tuvo suerte y le tocó la lotería nacional y se metió a empresario sin formación para ello, empleando todo lo que le había tocado. No obstante montó un taller con maquinaria nueva y dio empleo estable a 12 personas.

El taller no tenía ni oficinista ni nada, solamente su “compadre” iba un día a la semana para llevarle según él las cuentas. (¿)

El “caracoles” era un hombre espléndido y todas las navidades regalaba “el cordero” para guisarlo al estilo de “Robin de los Bosques”. en el "Valle". Precisamente por esas fechas del año 1986, al hacerle una factura para Noriega, hubo una persona que le abrió los ojos y le dijo: MANOLO AL PRECIO QUE TU FACTURAS EL METRO DE LOSA PARA NORIEGA, tu taller pierde todos los días 25.000 pesetas. Nada más darse cuenta de este dato, tardó dos días en cerrar el taller. Tuvo que devolver hasta el piso que había comprado a Nicolás Aparicio, en la Avenida de Barcelona, y que estaba pagando.

TALLERES EMILIO

Este hombre tenía otro taller de cerrajería, pero más fundamentalmente dedicado a las rejas, cancelas y tema de estructura. (llenó las casitas de Cañero, de rejas de Medio Punto). Para ello compró un camión auto-grúa e incluso instaló en medio del llano una alta grúa de obra para poder mover la enorme cantidad de formas que tenía que mover. Quizás más joven que los cerrajeros. Era más vivo en el trapicheo del trabajo, pero evidentemente, tenía menos preparación. No obstante aportaba una novedad que los otros no tenían, cual era que se dejaba barba y solía beber güisqui. Pero poco más, todo el día tenía la ropa de trabajo puesta y no conocía otro mundo. No cogió grandes obras y quizás por ello no fue tan maltratado por las grandes constructoras. Al día de hoy puede decir que con todos los kilos de hierro que ha gestionado, todas las cancelas de medio punto que ha hecho y toda la cerrajería que ha salido de su taller, ni ha vivido, ni tiene más comodidad económica que un funcionario.

ACEITES Nª SEÑORA DEL CARMEN

Esta empresa empezó allí a ocupar una nave de estas que preparaba Rafael Jurado, y que la mayoría de los días apenas tenían actividad alguna. Allí solamente llegaba una furgoneta de forma regular que soltaba, despojos de carne y huesos, y que con el tiempo acumularon tantos, que por hedor, putrefacción y hasta incluso grandes gusanos, les obligaron a quitar de allí aquel “siniestro almacén”. Los profesionales que hacían este trabajo, portaban unos monos azules, y en el peto izquierdo llevaban en blanco el emblema de la empresa. Se hizo un escrito de portesta dirigido a Sanidad y a raiz de aquello, retiraron el Kiosco. Al parecer utilizaban aquellos despojos para dar "grasa" al aceite.

ANDRES TRIPIANA EL “GORDO”

Este muchacho simpático y afable, llegó con toda la ilusión del mundo para montar su taller de Chapistería y Pintura. Al fondo de la nave instaló una decente cabina de pintura e incluso hizo su foso para las reparaciones. Estuvo unos seis o siete años a plena actividad pero con una clientela, que según él, no le pagaba, porque la mayoría eran compañeros, amigos o socios de su coto de caza. La verdad es que este hombre tuvo que salir huyendo del “Valle”, pues hasta una barca de remos que tenía en el río, se la embargaron. (López Garcia)

EL “SERIO” DE LOS GARBANZOS

A parte de un tornero que había escondido debajo de un árbol, el último negocio que se montó allí, era el de un hombre que todo el día estaba “cerniendo” garbanzos, lentejas y habichuelas. Este hombre si se veía que funcionara pues mezclaba garbanzos de todas leches, lentejas de todas las cosechas y habichuelas de todos los paladares y las envasaba. Alguna veces entre montón y montó se perdía alguna rata que decía por donde había entrado pero no indicaba por donde había salido.

No podemos hablar con absoluto conocimiento de las causas del chapista "El Gordo” , ni las del "Serio" de las legumbres, o mucho menos de la nave de “Aceites el Carmen”, etc. etc. pero si queremos hablar de estos profesionales, los cerrajeros, que sus productos eran consumidos por las grandes constructoras.

La mala gestión propia de las empresas, y la descarada y abusiva presión egoísta de las Constructoras, determinó que en Córdoba, hayan quedado “MUCHOS CADAVERES POR EL CAMINO”, de fontaneros, electricistas, herreros, soladores, carpinteros, alicatadotes, etc. Estos criterios abusivos los intento describir de forma muy sucinta en el capitulo siguiente.

GASTOS DE FINANCIACION

Eso fue un capitulo determinante para la quiebra de muchas empresas. Los Bancos cobraban por aquellos tiempos, entre el 22 y el 24% de gastos de negociación para el papel a noventa días. El papel devuelto lo cargaban con intereses del 28%. Cobraban comisiones hasta por toser.

Por si todo esto fuera poco, había empresas como Fomento de Obras y Construcciones, que aunque por contrato te decía que negociaba a 180 días, con achaques administrativos, tales como: “la factura tiene un fallo numérico, hay una partida errónea, etc Con lo que dilataban la conformidad de la factura. En la practica se aumentaba la financiación a 210 días, por lo menos.

Otros, empresas como Godino Ruiz Hnos, que aunque le presentaras la factura totalmente liquidaba, ellos te daban siempre “Cantidades a cuenta”: Nunca te liquidaban a su momento. Con lo que cualquier obra en vez de pagártela a los noventa días que era lo pactado. Te la pagaban realmente a 6 meses o cosa así. Luego venia el banco para arreglarlo todo.

De todas estas situaciones de estar “lampando” por liquidez, el BBVA, y supongo que igual otros bancos, se aprovecharon de todas estas circunstancias, haciendo la financiación poco menos que imposible. Yo, llegue a ver llorar a Paco Losada, “El Madriles”, al salir del BBVA, de Ronda de Los Tejares, por la negativa de Miguel “El director” a abonarle una determinada letra.

EL TRÁFICO DE EMPRESAS

Había empresas que si no te lo decían a la entrada te lo decían a la salida. Y se aprovechaban para ello, cuando sabiendo que estabas “loco por coger la letra”, (Pues te estaban esperando alguien para cobrar), Entonces te decían por la cara: “Me tienes que quitar el tráfico de empresas”. Y el pobre empresario, loco por coger la letra para negociarla y pagar los sueldos, y lo que debía, no tenía más remedio que decir que si.

La obra del Gran Teatro, por ejemplo, supuso una factura de cerrajería por lo menos de 22 millones de pesetas de los que el 3.3% de tráfico de empresas no lo pagó la Constructora que hizo la obra. Años más tarde Hacienda les reclamó a los cerrajeros el dichoso tráfico de empresa. Incluso le abrió varios expedientes.

CARAS DURAS Y QUIEBRAS

Supongo que en la mayoría de los proveedores, les pasó estas experiencias más de una vez, ya que era moneda casi obligada. Yo me voy a limitar, a relatar a algunas de las experiencias de Unión Cerrajera, que se encontró de la noche a la mañana, con un número de quiebras casi seguidas. En primer lugar hay que traer aquí al “cara” de Construcciones Sabariego. A esta empresa se le equiparon 242 casitas adosadas en la provincia de Madrid, (Robledo de Chavela), Estas Casitas iban equipadas de carpintería y cerrajería de aluminio. Este empresario, cuando se le acabó el dinero, empezó a devolver letras, como el que devuelve cartas de amor. A los cerrajeros, les dejó una buena púa. Fuimos a las oficinas para ver que se podía hacer y nos dijeron, que incluso el gato y el canario, estaban embargados.

Después vino otra negativa a pagar por parte de un tal Porritas, al que se le había hecho una nave junto a la gasolinera de Cañero, exactamente en el sitio que Rafalete, empezó su negocio de “pinchitos”.

Después de esta empresa, llegó una suspensión de Coinde, S.A. (Obra Calle del Avellano), allí no pudimos recuperar tampoco nada.

Finalmente una empresa subcontratada que trabajaba para Dragados, y que le realizó unos bloques en la provincia, (Villa del Río), dejó de pagar al llegar la segunda letra. Tampoco se recuperó nada.

Todas estas suspensiones hicieron que el taller perdiera su “liquidez” y no tuvo más remedio que trabajar, no ya para ganar, sino para pagar a los proveedores que ya se les debía y los sueldos.

LOS ARQUITECTOS

En muchas obras era normal que “los arquitectos”, pidieran hacer modificaciones que afectaban al trabajo normal contratado. Las empresas constructoras, de esas modificaciones que implicaba tiempo, materiales y dedicación, o lo que es igual, más gastos, pasaban olímpicamente de pagarlos.

EL FAMOSO “CUADRANTE” Y LAS ADJUDICACIONES” DE NORIEGA

Todas las empresas quieren obtener el máximo de beneficio, es lógico y razonable y todo ello se podía comprobar cuando tenías que concurrir a subcontratar una obra. Ya que todas solían “apretar” lo suyo.

Pero como en todas las cosas de la vida, hay formas, maneras e incluso “trucos” para intentar alguna cosa.

La empresa Noriega, siempre elaboraba un CUADRANTE, en el que siempre con la habilidad de sus encargados de obra, iban los precios DE UN LOCO, que hablando en plata “no sabía ni en donde estaba”, y que incluso ellos, la Empresa, jamás le hubiera encargado la ejecucíon de una obra, pues NO OFRECIA NI GARANTIAS TECNICAS, NI CAPACIDAD DE FABRICACION, pero eso si, era interesante su PRECIO POR LA REFERENCIA A LA BAJA QUE REPRESENTABA EN EL CITADO CUADRANTE., Esto en OFF, lo comentó un buen número de veces el Sr. Caplés y el mismo Vallejo, por citar a algunos de los Jefes de Obra de esta empresa...

Te llamaban muy correctamente de la empresa y te decían: “VENGASE USTED POR AQUÍ QUE SE VA A ADJUDICAR LA OBRA TAL”. Tú ibas y te sentaban en el despacho del apoderado que fuera y te decían: “TENEMOS INTERES EN QUE USTED HAGA ESTA OBRA”, pero tenéis que adaptaros al precio ESTE. Y TE SEÑALABAN EL PRECIO DEL LOCO”, tú te defendías y decías que a ese precio era imposible hacerlo porque se le perdía dinero. Ellos te contestaban: “TU PIENSATELO Y NOS CONTESTAS PASADO MAÑANA”.

Las necesidades de liquidez, las deudas y la obligación de pagos inmediatos, hacía que este hombre aceptara prácticamente “cambiar el dinero”, aceptando el trabajo que le proponían. Una vez más se bajaban los pantalones.

No todas las empresas tenían esos procedimientos de “adjudicar”, aunque no renunciaran nunca a su lógico beneficio. Pero al menos comprendían que los subcontratados tenían derecho a “su parte” del beneficio.

Y para finalizar tenemos que decir que lo mismo que ha habido ayudas millonarias para los Bancos, Cajas de Ahorros y Empresas importantes que han estado en crisis. Recordemos las ayudas que recibieron en su día Cademesa, General Eléctrica y la misma Cenemesa, donde les condonaron deudas a la Seguridad Social y Hacienda, de miles de millones de pesetas. No, sabemos porqué a la Unión Cerrajera, esta empresa que mantuvo una media de treinta trabajadores durante más de veinte años, le estuvieron abriendo expedientes sancionadores que le obligaron a cerrar en 1995.

No sabemos si lo del “VALLE DE LOS BUITRES”, era por las alimañas que pudiera haber en el arroyo, o más bien por que casi todos los negocios que había allí, eran pasto de los Buitres, que de alguna forma representaron para ellos algunas empresas constructoras.


30 comentarios:

Manuel Estévez dijo...

Amigo Marti


Agradezco tu comentario incial y estoy plenamente de acuerdo contigo en que en aquel Valle, faltaban aunténticos empresarios en todos los sentidos.

Por ello se daban supuestos de la "famosa" clandestinidad, huyendo de impuestos y pagos oficiales.

Por lo que que se refiere a Union Cerrajera, te puedo asegurar que en todo momento intentaron estar dentro de la legalidad.

Posiblemente la acumulación de las deudas, pudo hacer que al final se dejara de cumplir con algunas obligaciones.


Saludos

Anónimo dijo...

Un relato conmevedor,de todo aquel
mundo subempresarial,de aquellos
años de letras y bancos a descon
tar.Verdaderos luchadores,pero mal
guiados,pero que como tú dices,crea
dores de trabajo.Fue una lástima y
una oportunidad perdida,para todo
ese mundo laboral,que quería pro
gresar,basándose en su inciativa.
Me ha gustado mucho tu relato,como
siempre neutral.
No viví en Córdoba esos momentos
empresariales,pero sí en otra ciudad,con otros problemas,que al
final me hizo decantar,hacía la
función pública,harto de problemas.
Hice bién,desde luego.Pero me hubiese gustado seguir en el mundo
profesional,por lo que representa de reto,pero no pudo ser,así que
te entiendo perfectamnente.
Un saludo.

ben dijo...

El relato anterior es de "ben"

Manuel Estévez dijo...

Amino Ben


Efectivamente aquella fue una Córdoba que existió y que supongo que seguirá existiendo.

Hacen falta empresarios que sepan desempeñar ese papel.

En cuanto a las irregularidades que allí se daban, recuerdo que una vez llegó por allí un tal Miguel Pelaez Sánchez, que fue a recabar votos para su sindicato, en nombre de Comisiones Obreras.

Se le hizo un repaso de todos los problesmas que había:

-El arroyo
-La carne podrida
-El alumbrado
-Los caracoles podridos
etc. etc.

Al parecer todavía alguno todavía lo estaba esperando con alguna contestación.


Saludos, y gracias por tu
apotación.

marti dijo...

Aunque es una crónica histórica de unas vivencias del pasado, los hechos más recientes de la constructora en concurso de acreedores a la que aludías, hace que estas cosas vuelvan a tener actualidad. Parece mentira pero no lo es.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Marti


Ante todo disculpas, porque en una manipulación posiblemente con error de esta entrada, perdiéramos tu oportuno comentario inicial.

Efectivamente, amigo Marti, estas situaciones, no trascienden a la prensa ni a los medios de TVE ni a Radio. Pero no cabe duda de que eran situaciones que se daban en "NUESTRO TEJIDO INDUSTRIAL" (¿)

No es casualidad, que Noriega, fue una empresa, que le dió mucho sentido al Valle de los Buitres.

Ten en cuenta que era una de las empresas "QUE MAS SUBCONTRATABA", por su volumen de obra.

Pero veo con evidente pena, que los problemas que "solo interesan a los cordobeses" Son:

Si o no a la Mezquita, Si o no a la Religión. Pero estos problemas de "ESTRUCTURAS", de mal control por las autoridades, nos suenan a estraño. No queremos implicarnos, en nada vivimos todos muy comodos desde el "pulpito de la critica".

Mi obligación, cono tu bien decias de "luchador por Córdoba", es:

Citar todas estas situaciones que fueron y que no se vuelvan más a repetir.

Denunciar los abusos de la grandes empresas Institucionalizadas, que creían "que los demás autónomos, eran profesionales que formaban parte de su cortijo".

Al suncontratado su dignidad de pequeño empresario.

Amigo Marti, creo entender que a lo mejor reclamabas, "mi luchador" y te lo acabo de explicar

Gracias por tu aportación, y tu exquisita sensibilidad para con estos temas.


Saludos.

marti dijo...

Bien dicho ! El retrato que haces, te lo he puesto de manifiesto, de situaciones y personajes es un testimonio ha tener en cuenta. Yo ya lo hago porque así se aprende y refresca la memoria.

Eladio Osuna dijo...

Leído Manuel: aunque no tengo nada que aportar a esta entrada tuya, quiero que sepas que la he leído con mucho interés pues este tipo de personajes forman el noventa por ciento de la literatura que hago y recoforta ver que uno no está sólo. Mi padre era agente comercial y vendía o trataba de vender material de construcción a esas empresas. Así que algo me suena el tema. Algún día, si tocas esa profesión sí que podré aportar docenas de recuerdos. Enhorabuena y ánimo

Paco Muñoz dijo...

Manolo como siempre mi felicitación a tu artículo sobre algo que has conocido de muy cerca, y las dificultades de las personas para salir adelante, y los sinvergüenzas que los estrujaban.

Eso será siempre lamentablemente. He tratado de ubicar la zona y te he enviado un correo con la fotografía del sitio. No se si la podrás ver.

Es una pieza de la historia de esta ciudad.

Un abrazo.

marti dijo...

Paco: si no te sabe mal, podrías subirte la imagen de la zona, o el enlace, porque aunque supongo que la tengo localizada, nunca viene mal que todo un experto lo haga. Gracias.

Rafael Jiménez dijo...

Recuerdo a Diego Castilla Cortés y, si mi memoria no me falla, a su taller en (la prolongación de) la calle Platero Pedro de Bares. Por entonces yo era solo un crío que iba a cobrar recibos de la gestoría en la que trabajaba.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Eladio


En aquellos tiempos del "Valle", un día ocurrió un accidente a uno que era agente comercial. Tú debes de conocerlo.

Se trata de Alejandro Sainz, que estaba casado con una hija del dueño de Transportes Vaquero.

Fue a vender un día Minio, y se le arrancó un perro de aquellos y le mordió en un pie. Aquello había pasado al parecer tres veces más pero yo sólo presencié esta.

Este Alejandro Sainz, era hermano del que tiene aún (ahora la hija) la tienda en C/ Mª. Auxiliadora, enfrente a la parada del Bus.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


Paco Losada, El "Madriles", era el que hacía de gerente en el taller de Unión Cerrajera.

El médico le recomendó que dejara esta actividad, porque estaba a punto de cualquier problema serio.

Frente al Hotel Oasis, puso un Bar con dos de sus hijos, después que uno de ellos, la pasara un grave accidente en la cabeza. El bloque se llama "Los Jardines".

El cariño y el gran respeto que me mereció toda esta gente, me ha motivado a poner estos recuerdos.


Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Rafael Jimenes


Efectivamente ese taller al que tu aludes era el del "Pichaca", apodo cariñoso que tenía Diego Castilla Cortes.

Efectivamente, allí había una nave que era de MANOLON, El que tenia cabras. En ese taller trabajaron

-Paco Losada
-Alejandro Luque
-Antonio Ruz
-Florencio Ruz
-Antonio Romero

Yo coincidi un par de años con ellos allí (1973-1976), luego
yo me marché y al poco tiempo tambien se marcharon todos ellos.

La Cooperativa, la formaron ellos cinco con un tal Manolo, que trabajaba en la Carretera de Trassiera. (Talleres el Feo)

Este hombre (Manolo), a los dos años falleció (1978), y fueron a mi casa a buscarme, para el tema de los presupuestos y facturación
cosa que hice durante 17 años.

En ese periodo de tiempo pude ver todo lo que tu te puedes imaginar

Desde primera hora busqué UN BUEN ASESOR (Carlos Martos), para que le llevara la contabilidad oficial
y Antonio Gallegos, los Seguros.

Pero por mucho asesoramiento, si no hay unos fundamentos de buen empresario, tonteria todo lo que se briegue.

Pues aunque parezca paradogico, a menos preparación más osadía. Es dificil que nadie reconozca que no está preparado. En los despachos de Noriega, Prasa, Dragados, etc. se tomaban decisiones de mucha talante económico.

Salvo a Construcciones San Martin muy pocas veces se impuso nuestro presupuesto. Además ya he hablado del "cuadrante" que lo explica todo.

Saludos

Paco Muñoz dijo...

Marti no puedo subir fotos en los comentarios a las entradas pero te mando una dirección por si puedes verla.

http://lh3.ggpht.com/__Nk6eDmQurI/TODMs3fvYbI/AAAAAAAALTg/Wi4dcVw-Gvk/s576/Imagen_GoogleEarth.jpg

Si tienes problema me lo dices y te la envío por correo electrónico (si me pasas una dirección a mi correo 7fmc@wanadoo.es.

Paco Muñoz dijo...

Se me olvidaba Marti, me ha dicho Manuel Estevez que la zona es donde en el mapa pone Torerito 9.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


Para completar la poca información que le di a tu expléndida foto, he de decirte que la zona Torerito 9,
tenía un desnivel con el camino que había entre Gasolinera-Ifeco, de lo menos CUATRO METROS.

El Valle estaba metido en una buena hondonada. La cubierta de
las sudo-naves, estaban al ras del enorme llano que había detrás y
que era un vacie de escombros.


Saludos

ben dijo...

Manuel,has nombrado la gasolinera
de San Carlos.Esa gasolinera la
compró,la alquiló,no sé exactamente
por los finales de los 60 o princi
pios de los 70,un señor que era muy
amigo de mi padre,pero no recuerdo
su nombre.A ver si tú te acuerdas
del nombre.era una persona muy educada y yo la recuerdo con mucho
sentido común y buena persona.Me
parece que tenía un mote,pero no sé,han pasado muchos años.Me cachi
en la puñeta,se me van borrando,las
personas que formaron parte de mi niñez,no tengo tu enorme memoria,
cuidala es un tesoro y haciendo lo
que haces por Córdoba y su memoria,
te haces un favor a ti mismo,culti
vando ese dón que es la memoria.
Saludos

marti dijo...

Ya está localizado con toda propiedad.
Ahora está el ambiente completado. Gracias Paco y Estévez.

Paco Muñoz dijo...

Ben si te refieres a la gasolinera que tenía el hotel, el dueño vivía en mi calle, dónde vivo ahora. En la de enfrente (no se si era del mismo propietario) trabajó un amigo de mi primo Paco que se llamaba Frías de apellido, y vivía en la Judería, era bajito, fallecieron los dos hace tiempo, el propietario antes. Creo que se llamaba "Masa" de apellido. Por lo menos lo he asociado al nombre de una hija suya.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


Te felicito por toda la ilusión que pones en todas estas entradas.

Efectivamente al principio de los años sesenta, EL DUEÑO DEL BAR MASA, que se hallaba en la Plaza de San Andrés. Se trasladó a la citada Galolinera, y se quedó con
la explotación del edificio del Hotel.

Todavía esta la puerta del Bar, logicamente "cancelada". Pues allí cuando ya se llamaba BAR LIMONAR, de forma desgraciada ocurrió un grave accidente en donde murió una niña.

Al parecer el dintel de la portada se desprendió, cayendo encima de la niña.

La puerta del Bar, está cancelada desde aquella época. Dicha puerta es la que está a continuación del
"Caserón de la hiedra". (Cabrera)

El Bar Masa, en su tiempo, ponía incluso "veladores" debajo de las palmeras del jardin.



Saludos

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


Pra completar el mosaico de cosas que se dieron en aquel "Valle" he de decirte:

Nada más dejar el "Caracoles" la nave vacía por el desmantelamiento de su negocio, y al poco tiempo, se dió a nivel nacional una huelga de transportistas.

Unos diez dias antes de que esta huelga pudiera estar anunciada en los periódicos. UN ELEMENTO DE ALCOLEA, Al que apodaban "Lato" empezó a ocupar dicha nave y la llenó de sacos de patatas hasta los topes.

Al parecer tenía un "chivato" que formaba parte en la Ejecutiva que discutía en Madrid.

Esta "privilegida" información le hizo "acopiar" patatas por un tubo y especular con ellas cuando la huelga se hizo realidad.

Al faltar los suministros por la huelga, El "facilitaba" patatas a la caida de la noche y a buenos precios para el.

No obstante a este cerdo le llegó su San Martín, y dos días antes de que terminara la huelga, pudo ver como le quitaban POR LO MENOS UNOS CUARENTA SACOS. Y la puerta de la nave tirada en el suelo.

El tal "Lato" se lamentaba de los "robos" que ocurrián.


Saludos

ben dijo...

Ese momento histórico,nada tiene que ver,con el vivido hace poco,en
donde muchos autónomos,del sector
de la carpinteria de aluminio,de
muebles de cocina ect.Han ganado
mucho dinero,unos lo han ahorrado
y otros desgraciadamente no sólo
lo han tirado,sino que se han endeudado,es ley de vida.España ha
vivido unos años de locura,espere
mos que pase pronto esta crisis
y vuelva a entrar el dinero a es
puertas,es un decir,claro.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Ben


La entrada "El Valle de los Buitres" es una pequeña muestra de lo que ocurrió por aquellos años.

En cuanto que a la gente del sector de la carpintería metálica gano muchos dineros tengo que decirte lo siguiente:

En el sector de los hierros, son pocos los que han ganado dineros.

Aquí en Córdoba, los pocos dineros que hubo se los llevó Sillero.

Perfeto Sillero, se fracturó en mil pedazos, y de allí salieron "Todos los empresarios" que iban a inundar Córdoba de Talleres.

Sabían el oficio, pero la mayoría no tenían ni zorra idea de lo que era una empresa.

Esa circunstancia, fue muy bien "utilizada" por una nueva ola de "niños guapos" que se metieron a Constructores.

Rafael Hiedra
Ramon de Francisco
Hernandez Fonta
Navarro Mancebo
Nicolás Aparicio
Andrés Moriana
Manolo Aguilar
Juan Ranchal
Santiago Granados
Herzot Galiot
Pablo Romero
Ect. Ect.

Estos constructores fueron una adelantada de lo que fueron luego las empresas más importante, y de la misma forma lo quisieron todo.

Algunos como Ramon de Francisco, en
a La Obra de Edisol, daba letras a NOVENTA DIAS, para que se pudiera comprar el PERFIL 34.

Por lo que solo te permitía que le cobraras BENEFICIO, Solamente por tu mano de obra.

Esa "seudo-financiación" que te
daba, te limitaba la posibilidad del beneficio, Y ERA UNA TRAMPA, pues en la práctica obtenias una
reducíon del beneficio de orden del 60%.

Ejemplo:

Si el coste de un cierre:
(1972-1974)

Materiales 5000 Ptas.
Mano de Obra 3000 Ptas

Total 8000 Ptas


En vez de obtener tu beneficio de
las 8000 Ptas. de costo. Tu sólo tenías derecho a beneficio sobre las 3000 ptas. Y no creas que te
permitían nada del otro mundo.

Benficio normal
14% 8000 = 1120 ptas

Benefico que cobrabas
14% 3000 = 420 Ptas.


Esas condiciones "camaleólicas" son las que se emplearon para hacer toda la barrida de Edisol.

Datos:
Promociones PROVASOL (Campanero)
Constructor RAMON DE FRANCISCO

Así todos por el estilo.

Por tanto amigo Ben, de ganar no tanto. (Te hablo de Córdoba)



Saludos

ben dijo...

Datos contundente,Manuel.Pero yo me refería a la época reciente,la del ciclo del 2002-2008,la que he
mos pasado recientemente y que ha dado lugar a la crisis que ahora
vivimos.A la que tú te refieres,
estoy de acuerdo contigo,no esta
ban preparados empresarialmente,una
serie de trabajadores,buenos,que ha
bían quedado en paro y que hicieron
de empresarios,con buena voluntad.

marti dijo...

Lo dejas bien claro, amigo Estévez, si no se tienen en cuenta todos los gastos financieros a la hora de fijar el coste de un producto o servicio, te puedes comer el margen de éstos.
Tú hablas del sector de cerramientos, pero si vamos al de impermeabilizantes, alquiler de maquinaria,fontanería, cristalería, pegayesos etc...ya me contarás con lo que te encuentras.
Además siempre había listos que no querían oír ni hablar de ITEs o IVAs. En el pecado, muchos, llevaron la penitencia. No te hablo ya de nuevos ricos que quisieron "alternar" con monterías,gachises, viajes, coches para los hijos etc...

Manuel Estévez dijo...

Amigo Marti


Al hablar de los que querían altenar con "gachices" y buena vida, tengo que decirte, que por aquella época había un CELESTINO, que presentaba a una serie de "chicas nuevas" en el Bar Siena, y que la única ropa que llevaban ERA UN ABRIGO DE VISON.

Al presentarselas al cliente, uno de estos "guapos" constructores, y otros, ellas de abrian el abrigo y enseñanban sus "delicadezas".

El precio normal por este servicio a decir de Rafael Gordillo, era de VEINTE MIL DUROS.

Una vez surgió un problema con un constructor, ya bastante mayor, que vive por la Plaza de Emilio Luque, que elevó un "caché" a la cifra de CUARENTA MIL DUROS.

Es lamentable, que a los talleres les negaran hasta el oxigeno.


Saludos, amigo Marti

marti dijo...

¡Lo que tú no sepas, amigo Estévez!
La entrada y los comentarios que haces son un compendio de vivencias.

ben dijo...

Manuel,no sé a qué año te refie
res,pero así por la época que di
ces veinte mil duros,eran muchos duros,no sé si había que poner tanto dinero por llevarse a una chica,pero en Córdoba ha habido
chicas prostitutas muy guapas y
desde luego lo que cobraban por
sus servicios,estaba en línea con
los tiempos,vamos ninguna se habrá
puesto rica por su trabajo.
De los "chicos guapos",que dices,no sé,alguno conocí.Por supuesto movian dinero y en aquella
Córdoba,cualquiera que con coche y
con alguna chica al lado,bien vesti
da,ya era motivo de miradas.
Me acuerdo una escena,en la piscina
de Ciudad Jardín,un chico(30 años)
con dos chicas,que reían y se diver
tian,como conocía,el chico a mi pa
dre,me llamó y me invitó,tenía yo
14 años.Todos los que habían,en la
piscina,hombres,no paraban de mirar
a las chicas.Eso era sobre el 60.
Qué contrario a lo de hoy día,afor
tunadamente.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Ben


Me da la impresión que tu con la buena persona que eres, ves un aura de bondad en todo lo que nos rodea.

Yo, te he comentado eso, porque he presenciado situaciones de que le negaban "al subcontratado" un 2% en su beneficio y mientras ellos, no todos claro está, participaban en estos "Espectáculos".

Sin ir más lejos, un empresario en Córdoba, que luego se arruinó, D. Luis Aranda Martos, más de una vez "cerró" LA PRIMERA DE CERCADILLAS para él y sus amigos. En aquellos tiempos eso podía costar lo menos unas TRESCIENTAS MIL PESETAS.

Luego obviamente el terminó en la más apreciable ruina.

En aquella época, los excesos, no eran "financieros", eran más bien de que LO "DINEROS" parecián que venían del Cielo.

Los más sagaces de esta cohorte de aquellos "seudo-empresarios, se
imaginaban que con el dinero se podía todo. Por ello algunas veces buscaban al "Herrero de turno" que en su taller, les facilitaba las peliculas que ellos querían ver.

No merece la pena pormenorizar nada más.


Saludos