lunes, 4 de junio de 2012

BANKIA


FUE ILUSION DE TODOS

Muchas veces cuando éramos jóvenes suspirábamos por haber sido banqueros, eran nuestros padres, cuando al pedirle algo que no tenían, solían decirnos: “Tú te crees que yo tengo los dineros de un banquero”. Luego cuando se abrieron las perspectivas de encontrar un trabajo, nuestros padres suspiraban porque nos colocaran en un banco, aunque fuera de botones. Para nosotros en aquellos años finales de los cincuenta, el banco más familiar y próximo era el Monte de Piedad y Caja de Ahorros del Sr. Medina, que realizaba sus exámenes de ingreso en los “altos” de un edificio conjunto a la Iglesia de la Compañía. Eran numerosos los opositores, que en la prueba “clásica” de mecanografía, solían llevar máquina propia, para preocupación manifiesta de los que apenas teníamos pulsaciones. Lo mismo que en la salud, allí las pulsaciones por minuto que tenias en la máquina eran muchas veces decisivas.

El colocarte en una entidad bancaria, era un salto cualitativo en nuestras vidas, simplemente con “estar en una ventanilla”, te salía infinitamente más rentable que cualquier oficio profesional o colocación. Simplemente a nivel de pagas extras, cobraban el doble o el triple que los demás trabajadores. Llegaron a tener pluses por “bocadillo” y por fiestas suprimidas. La banca lo podía todo.

Todo el mundo que haya leído un poco conocerá las ventajas y privilegios que desde antaño tuvieron los empleados del Banco Nacional San Carlos, (1789), posteriormente el Banco Español de San Fernando, (1832) y el actual Banco de España, se han considerado siempre unos privilegiados. .
  
LA GESTION DE LOS BANCOS

Antiguamente los bancos eran gestionados por personas altamente cualificadas y sólo los acontecimientos, guerras, peligros del mar, sublevaciones de las colonias, y las grandes obras que se acometieron (puertos, canales, despeñaperros, malas cosechas por la sequía, etc.), determinó que se originaran, grandes DESCONFIANZAS, que hacían poco menos que la liquidez desapareciera de los mercados y se colapsara toda la economía.

Pero ahora modernamente los consejos de administración están formados por hombres de paja, que provienen de representar a familias ilustres, a los partidos políticos, a los sindicatos, y a la misma institución, dando la impresión de que a lo único que se entregan es a ganar cuanto más dinero mejor para ellos y sus clanes, preocupándole poco o casi nada la marcha general de la entidad bancaria, entre otras cosas porque en la mayoría de los casos, ellos poco entienden de ello. Por eso no es de sorprender que de la noche a la mañana, determinados “parásitos de la sociedad” que no han dado un palo al agua, estén en la nómina de algunas entidades bancarias.

ALGUNAS TRAMPAS

Todo el que haya tenido que trabajar con los bancos, se ha quedado con la impresión de que todo lo quieren. El banco te cobra por todo, te cobra por cualquier certificado, te cobra por cualquier estadillo de movimientos pasados que le pidas de tu cuenta. Para todo existe la comisión oportuna y gastos adicionales. Durante los años sesenta-ochenta del pasado siglo, los bancos sabían perfectamente quienes originaban “los circuitos de letras de peloteo”, pero en muchos casos a ellos les daba igual porque lo que se trataba era de ganar y ganar dineros. Había muchos empleados de banca que alguna vez se les oyó decir: “Al banco les interesan determinadas cuentas con números rojos”, pues les reportan unos buenos intereses. Cualquier “triquiñuela” que creyera hacer un cliente con el banco, el banco de sobra la conocía. Algunos bancos también han “blanqueado el dinero que ha hecho falta” Todavía recuerdo cuando tocó la lotería de Navidad (1992), en el Supermercados Deza, como un banco que hacía esquina con el Gran Capitán, por orden de un cliente de los llamados preferentes, le compró a precio más caro un montón de papelillas de aquellas premiadas. Se podía ver como la gente sencilla acudía al citado banco, con sus papelillas y una telefonista les daba “una especie de número” para ser atendidos. A modo de resumen diremos, que se entraba por la puerta oficial del Banco, y después de esperar una razonable cola, te atendían y salías con el dinero en billetes flamantes por otra puerta para disimular.

LOS ACTIVOS TÓXICOS

Ahora se ha puesto de moda la palabra “Activos Tóxicos”, en referencia a esos activos pertenecientes a créditos de difícil recuperación. En los años setenta, recuerdo como el Banco Hispano, del Gran Capitán junto a Galerías Preciados, “cambió” un activo tóxico de un cliente que ya era mayor y tenía algunas devoluciones (“Manolo el de las Cabras”), a otro que era más joven y por tanto tenía más capacidad para pagar. Se trataba de un tal Diego Cortés,  al que de la mano del director y con un préstamo facilitado por el mismo banco, le COMPRARON, al pobre negociante de cabras, la nave situada en la Calle Platero Pedro de Bares, y que era objeto de la hipoteca. El pobre Manolo, perdió lógicamente valor de su patrimonio, mientras el banco hizo su negocio y el tal Cortés, evidentemente más joven y con dinero prestado, se quedó con la nave por una cantidad más baja que el precio de mercado. Una vez más el Banco, fue hábil y cambió el activo tóxico de uno a otro cliente que ofrecía más garantías. Atrás quedó el engatusamiento y el engaño al que sometieron a este cliente de toda la vida en el Banco.

LA DESCONFIANZA

La desconfianza entre los mercados, es la principal causa de las crisis financieras. El poder endeudarse, ha sido siempre una actitud de poderío, de solvencia y era precisamente porque se endeudaban los que de forma natural  tenían un patrimonio, bien por su asentada colocación, sus valores inmobiliarios, u otro tipo de bienes. Hoy en cambio se han endeudado tantas personas, con el único aval del objeto de su deuda, el piso, el chalet u otra vivienda que pretendía comprar.

Pero es que esa desconfianza en la deuda y la solvencia, por sus magnitudes, se ha extendido a los gobiernos y a sus propias instituciones, y es que los poderes políticos  han venido gastando bastante más de lo que realmente disponían, o ingresaban en sus presupuestos. Lógicamente estas desconfianzas son ya de mayor calado, por lo que se ha liado todo el Caos en Europa. En donde todo el mundo recela de la solvencia del otro, y del que está enfrente. Lógicamente en toda crisis a nivel de estados miembros, todos al final luchan por el VALOR LÓGICO DE SU HEGEMONIA, y por ello se puede apreciar como cada país “arrima el ascua a su sardina” para ello les da igual CAIGA QUIEN CAIGA.

Aunque en esta situación se pueden buscar responsabilidades en los políticos, en las instituciones y en los ciudadanos que se han pasado en su forma de endeudarse, no cabe ninguna duda de que la banca en general ha sido LA PRINCIPAL CULPABLE, de que se haya llegado a esta situación, por su afán de ganar dineros a toda costa. Era una frase muy común entre los banqueros, y que se mantuvo durante mucho tiempo lo de que “los números rojos” de muchos clientes, eran una ganga en cuanto a la rentabilidad de intereses. El tener “números rojos” que al final se pagaban era un auténtico negocio.

LA CRISIS

La posible crisis de los bancos y su situación, no es porque su sentido de la USURA, se haya relajado, ya que los bancos en su afán desmedido de ganar, ganar y ganar, han dado créditos a gobiernos, instituciones y ciudadanos de a pie que no tenían garantizada su solvencia, por ello HA SURGIDO LA DESCONFIANZA, de unos contra otros. Para todo se han partido de Balances de referencia INFLADOS, que luego en la práctica, han demostrado su real valor. La desconfianza mutua, ha hecho que la liquidez desaparezca, y también que muchos especuladores de bolsa abandonen el barco, con lo que la financiación ha quedado coja. A la hora de la verdad en los balances no ha aparecido nada más que impagados con sabor a “ladrillo devuelto”. Y es que como venían diciendo muchos “El día que se desinfle el globo” de tanto dinero teórico circulando, más de uno va a saber lo que vale un peine.

Esta culpa echándosela a la banca, es un acto totalmente justo, pues la banca en general está dirigida por gente que ocupa el sillón sin la preparación adecuada y en muchos casos ni mínima. En el caso de las Cajas de Ahorro, el caso es ya de juzgado de guardia, pues entre los partidos políticos, los sindicatos y los recomendados de las propias  instituciones, han convertido los consejos de administración, en oscuros mosaicos de gente variopinta, que no QUIEREN NADA MAS QUE DINERO PARA ELLOS, y por falta de preparación y ética les trae sin cuidado la marcha global de la institución.

ESPLENDIDOS CON EL DINERO DE OTROS

Quiero resaltar aquí, de que en plena crisis del sector de las Cajas de Ahorro, en donde hay muchas que prácticamente han desaparecido, e incluso otras no lo han hecho, porque el Gobierno las ha rescatado con dinero público de todos los españoles,  curiosamente a sus jubilados y prejubilados, les han asegurado en la práctica dos “jubilaciones” .Una la que le corresponde por el Estado y otra la que la propia Caja “arruinada” le paga a sus empleados, mediante una mutua aseguradora. Es decir que un simple empleado de ventanilla, aún con la empresa arruinada se prejubilaba con un sueldo prácticamente al doble que cualquier profesional de oficio, ya fuera, fresador, tornero, soldador o trabajador aventajado de la construcción. Eso sin contar las pólizas de jubilación o sueldos que de acuerdo a la ley se aseguraban los miembros de sus podridos concejos de administración a pesar de que la entidad estuviera en la ruina. 




6 comentarios:

Anónimo dijo...

Es evidente que no te gusta la banca.
Hoy día la preparación mínima para
entrar a trabajar en un banco es Li
cenciado en Económicas,el sueldo es
de mil euros más o menos.No sé pero
pienso que un albañil,que trabaje gana más que eso.
No es todo oro lo que reluce.
Estoy de acuerdo contigo,que en los
años 50,en las barriadas un hijo de
vecino qe entrara en un banco de bo
tones,era una alegría,aunque no co
brara sueldo,eso sí tenía que ir
muy arreglado en su vestimenta.
En los años pasados de vacas gordas
mientras qe los empleados de banca
seguian cobrando,su modesto sueldo,
muchos de otros oficios,albañiles,
fontaneros...;llegaron a cobrar el
doble y más.
Por último,la banca es totalmente
necesaria en nuestro sistema econó
mico.Si no funciona bien,no funciona la economía.
Esperemos,por bien de todos,que se
arreglen los problemas de nuestra
banca,aunque nos cueste el dinero.
Saludos.
"ben"

Manuel Estévez dijo...

Estimado amigo Ben


No es cuestión de que me guste o no la banca, yo lo único que he puesto en comentarios cosas reales.

Los bancos cobran por todo

Han hecho mangas y capirotes con muchos clientes.

El hecho de la loteria de Deza, es un asunto real y verificable.

En cuanto a lo que dices de los mil euros, será ahora, en que los albañiles y profesionales están en el paro.

Todos los prejubilados desde los años 1990-2000, se fueron cobrando prácticamente, el doble que otros trabajadores de cualquier ramo.

Se podría decir que algunas entidades podían "costear" esos niveles de sueldos.

Pero luego la realidad ha sido de que estaban en "quiebra total". e incluso han llegado a desaparecr.


Saludos

Molón Suave dijo...

Tengo familiares y amigos en Cajasur que cobraban veintitrés pagas al año y, entre otras gabelas, les daban préstamos para adquisición de vivienda al 3% cuando los préstamos normales andaban por el 14% ó 15% (años ochenta)
Otro sí: cuando tocó la lotería en Deza, yo tenía mi trabajo en la calle Conquistador Ruiz Tafur. En la esquina de esta calle con Hermano no sé quien (la opuesta a Jesús Rescatado) había un coche negro con un señor que cambiaba recibos premiados con un millón por 1.250.000 ptas. No era un particular, sino el representante de un banco, probablemente el mismo que tú dices. Esto lo vieron mis ojitos, entre otros muchos.
Tienes razónen prácticamente todo lo que dices de la banca. NO sólo han prestado dinero a quien claramente no estaría en condiciones de devolverlo a la menor dificultad, con el único aval del bien que iban a adquirir, vivienda casi siempre, sino que han tasado este bien por el 120% de su valor de mercado, un valor que ya estaba de por sí inflado, animando al cliente a aprovechar la ocasión para, además de la casa, comprarse un coche y hasta hacer algún viajecito por el extranjero. Naturalmente, el principal culpable es el que acepta el préstamo en estas condiciones, pero la culpa del banco es también indudable. Y que decir de las llamadas "preferentes" en las que los bancos, con premeditación y alevosía y engaño manifiesto, ha hecho caer a cientos y cientos de clientes suyos de toda la vida, la mayoría gente mayor y con muy poco conocimiento del asunto, que se fiaba del director o del empleado de su sucursal a los que que conocían de siempre. El dinero colocado en estas "preferentes" no puede ser recuperado en muchos casos hasta en mil años. Los bancos, con toda la cara dura, les proponen a los clientes que pretenden recuperar su dinero, porque lo necesitan, un préstamo al 7% de interés.
O sea, que no sólo es que llevas razón, sino que te has quedado corto.
Los bancos son necesarios, desde luego, pero para que funcionen correctamente es necesario un ferreo control público y no dejarlos a su libre albedrío, que es lo que se ha hecho desde los años ochenta, con los inefables Reagan y Teacher (no sé si se escribe así, que fueron los iniciadores de esta política neoliberal que nos lleva al caos y al feroz enriquecimiento de unos pocos.

Manuel Estévez dijo...

Estimado Sr.


Gracias por sus comentarios. Los recibos de la loteria de Deza que yo comento, se "fraguaron" en un banco que hace muy poco ha cambiado de nombre.


Saludos

Anónimo dijo...

Que el sistema bancario necesita me
didas urgentes de control y saneamiento,es algo evidente.Que se han cometido excesos,en sus ope
rativas,incluidas falta de informa
ció en la venta de sus productos
también y ya me parece bien tu escrito,con las aportaciones que haces de hechos que conocistes.
En tus escritos hay criticas validas,de errores que se cometieron en el pasado en el
mundo del trabajo,de la empresa y
ahora la banca.Haces bien que las
nuevas generaciones sepan de los
errores pasados y de los presentes.
Los que trabajan en banca,como todo el mundo, lo que quieren es un
puesto de trabajo digno y una banca
digna.Tengo dos hijos en banca y
esa es su forma de pensar.
Esperemos que de esta crisis finan
ciera salgan todos los "chorizos"
que había en la banca.
Saludos a ambos y me parece bien
vuestras criticas.
"ben"

Manuel Estévez dijo...

Estimado Sr.


Como Vd. bien comprenderá, yo no soy nadie para DECIR NADA EN CONTRA DE NINGUN TRABAJADOR DE LA BANCA, lo único que he mencionado son algunas gestiones al "raras" que en su día hicieron los que estaba arriba.

Cualquier trabajador que cumpla un horario, tiene para mi todos los respetos.


Saludos