lunes, 27 de febrero de 2017

LA PLAZA DEL MORENO






El Barrio del Matadero




Todo lo que era el "Barrio del Matadero", giraba en torno a la llamada Plaza del Moreno, o de la Cruz, como le llamaban muchos, y que quedaba un tanto a la espalda de la panorámica de la foto. Era una gran Plaza empedrada, y en su rincón de la derecha, estaba la Calle Feria, que se comunicaba con la Calle El Tranco, más estrecha y que daba comunicación a la Calle Haza, que corría paralela a la propia Plaza del Moreno y las vías del ferrocarril. Luego en el oeste de la Plaza del Moreno, y hacia la izquierda, se abría la Calle Molinos Altas, que a la altura de su mitad, y formando las famosas "Cuatro Esquinas" se cruzaba otra calle que se denominaba Calle los Molinos, y que se le dio el nombre de Rafael Molina Sánchez "Lagartijo", que empezaba en la Calle Haza y terminaba en el Campo de la Merced. La acera del Campo de la Merced paralela al Callejón de Adarve, también se le denominaba "Barrio del Matadero".

El Matadero Viejo, estaba ubicado en la zona que se puede apreciar de la foto, y que hoy, la fila de sencillas casas que se aprecian a la izquierda, han sido sustituidas por edificios modernos de siete plantas y en el resto del llano, se ha habilitado una importante zona de aparcamientos y una estación terminal de  autobuses urbanos. Hay que recordar que en esta acera que se puede ver, ya en 1940, se llevó a cabo una renovación de casas y edificios, en las que incluso se llegó a situar la Magistratura del Trabajo; una fábrica de caramelos y los Talleres de cerrajería de Antonio Lozano. Más recientemente, en la remodelación que se llevó a cabo en 1976, se hicieron bloques modernos de siete plantas y se ubicaron modernos negocios. Uno de ellos, sería el Restaurante de Paco Cerezo, que trasladaría su Bar desde la esquina de la "Puerta del Rincón" a la esquina con la "Acera de Guerrita". También abrió por aquí una tienda de muebles, el que fuera promotor del "Rincón del Cante", y ex-jugador del Córdoba CF, José Ruiz, padre del compositor "El Queco", autor del célebre ritmo del "Aserejé" que fue lanzado con mucho éxito en agosto del 2002, siendo sus intérpretes Las Ketchups, simpático grupo formado por las hijas de Juan Muñoz "El Tomate", famoso guitarrista de Córdoba, mentor entre otros, de artistas como Juan Amigó. Otro ex-futbolista del Córdoba CF. Manolo Cuesta, puso con su hermano un taller de automóviles.

LA PUERTA DE LOS CARROS

En el año 1953 yo tuve que hacer un recorrido por estas calles pues le llevaba todos los días la comida al que fuera sacristán de San Lorenzo y del Santuario de Linares, Antonio Ruiz Rubio.

Yo salía del Colegio Salesiano a las 12.30 y recogía la comida en la Calle María Auxiliadora, de allí me dirigía al Economato de ASLAND, lugar de trabajo del citado sacristán en su jornada de la mañana.

Eran los años 1953 y yo tenía que pasar todos los días por la citada Plaza del Moreno, pues Antonio como hemos dicho, trabajaba en el Economato de ASLAND, que estaba ubicado al final de la Calle Molinos Altas, al lado derecho del rincón que se producía en el ensanche que hacía la calle, enfrente de la fábrica de pieles de Pablo Vidal.

Al final de esa calle ancha se encontraba la Taberna "Del Panza". Este simpático tabernero confirmaba con su "oronda barriga", el apodo que todo el mundo le asignaba. Siempre estaba fumando su puro que a veces daba la sensación de que  hasta lo masticaba. Era su actitud ante algunos clientes lo que determinaba ese u otro comportamiento. Allí presencié en 1963, el España Rusia del famoso gol de Marcelino y que dio a España la primera Copa de Europa. Estaba de seleccionador Pepe Villalonga Llorente (1919-1973), cordobés que había nacido en la Calle de Ambrosio de Morales, en la casa de enfrente a lo que fue La Central del Monte de Piedad y Caja de Ahorros del Sr. Medina, casa que todavía existe en la actualidad.

Por cierto que don José A. Medina y Corella (1726-1804) que fuera el fundador del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, vivía en un huerto que existía en el Campo de la Merced muy cerca de la Plaza del Moreno. Este sacerdote se cruzaría muchas veces con Juan Molina Aljama, el abuelo de "Lagartijo".

En el Rincón que formaba la subida al Viaducto del Pretorio y el final de la Calle Haza, se encontraba la llamada "La Puerta de los Carros", lugar íntimamente ligado con todo el entorno de la Plaza del Moreno. Allí todos los días se daban escenas de contratación de los faeneros para realizar trabajos de "carga y descarga" de los trenes de mercancías de Renfe.

Había varios Kioscos que realizaban estas labores de contratación, y se podía ver en ellos la publicidad de varias empresas de transportes.

Uno de estos Kioscos era el regentado por Encarnación Montes, hermana del "Panza" que tenía allí montado su pequeño negocio en donde el café, la copa de anís y el coñac, estaban a la orden del día de aquellos trabajadores que todos los días, hiciera frío o calor, madrugaban para coger "cupo" de la descarga en el muelle. El Kiosco lucía una propaganda de Transportes Vaquero, una empresa importante en aquellos tiempos de 1953-65, muy ligada con el exclusivo transporte de cemento de la empresa ASLAND. La razón social o domicilio de este empresario del transporte, estaba en el Jardín del Alpargate, al lado de la Barbería de Francisco Alcalde, el simpático "Cojo Palanca", padre del actual delegado de cultura de la Junta de Andalucía. 

Completaban aquél "Rincón de la Puerta de los Carros" un almacén denominado Carvajal, que al parecer vendían productos de farmacia y un gran almacén de ultramarinos denominado "LOS DELGADOS". El gerente de este almacén era el delegado de la compañía de Seguros la Alianza Española, que tenía sus oficinas en la Calle Muñices, por debajo de la casa de Carlos "El Lotero", que terminó vendiendo lotería en un kiosco de la Calle Antonio Maura, casi esquina con la Plaza Costa del Sol, y que durante mucho tiempo se dedicó a rifar con el "Chindo" en el Estadio del Arcángel, y tenían la extraña habilidad de que siempre el premio le solía caer "A aquél que tiene el sombrero, de allí lejos". El "Chindo" y el "Carlos", fueron dos personajes de aquella época del fútbol a las cuatro de la tarde, en las que "Carrusel Deportivo", llenaba la vida de emociones a mucha aficionados al fútbol. Ahora no nos extrañara que pronto las televisiones y para atraer a la gente a los partidos, incluyan a comentaristas como Kiko Pantoja o Belén Esteban para darle más erotismo al fútbol. 

AQUEL RECORRIDO de 1953.

Yo empezaba el recorrido cuando salía del Colegio a las 12.30, llegaba a la Calle de María Auxiliadora, más o menos en la Casa en la que estuvo el antiguo Horno de Remesal allá por los años de 1920, que era en donde estaba la casa del sacristán. Este horno fue adquirido por Manuel Morte Ruiz y pasó a llamarse Horno de Manuel Morte.

La mujer del sacristán me preparaba la comida en un canastillo, y enfilaba la Calle Roelas y algunas veces me paraba a beber en la fuente de San Rafael; luego tiraba por la Calle Amortajados, y salía al Pozanco en donde estaban saliendo la niñas del Colegio de doña Ernestina Retamosa Real (1905-1990), las niñas con sus uniformes blancos, gracias a su preciosa juventud, no se confundían con las personas que iban y venían  para el Mercado de San Agustín; que por cierto hay que decir que en 1754, ya estaba funcionado parte de este Mercado.

Además del Colegio de doña Ernestina, había otro Colegio particular de los hermanos don Francisco y don Manuel, en la esquina de la Calle Mariano Amaya, en otros tiempos Calle del Peral. Luego en el Pozanco estaba el puesto de verduras de la "Huerta tras de la Puerta", (actual Avenida de Barcelona), que era regentada en alquiler por los hermanos Porras. Luego estaba la tienda de ultramarinos "de dos puertas" de Casa Andrés, que era una tienda importante. Luego más al rincón estaba "La Tienda de Rogelio Gutiérrez", que era la Ferretería y el Bazar de todo el contorno.

Al salir a San Agustín te encontrabas con un mercado, que ya hay datos de que  funcionaba en 1754, en donde están documentados unos 20 vendedores, que se ubicaban en el Compás de San Agustín, y también cuatro Tabernas, regentadas por Juan Salgado, Juan de la Cruz, José Gómez y Luis Gálvez y para que no faltara de nada hasta un Estanquero de nombre Cayetano Basallo.

Luego enfilaba la Calle El Dormitorio de San Agustín, donde aumentaba la bulla de gente con la tarea de comprar. De los muchos puestos que veía a un lado y a otro, pasaba de largo la carnicería de Antonio Jiménez el que estaba casado con la Dámasa; luego estaba el puesto de frutas de Cuevas, el de Gabriel y el de Antonio. En la otra acera estaba la zapatería del "Gordo Más", que aunque pequeño de estatura; era el que surtía de calzado a toda la gente del barrio. Luego estaban las verduras de los Hermanos González, y un poco más allá, tres o cuatro locales ocupados por el charcutero "El Ratón", que el olor a morcilla y chorizo lo delataban.

Pared con pared con el establecimiento del "Ratón", estaban los ultramarinos "Casa Margallo", una de las tiendas más importantes del Dormitorio. En la esquina de enfrente estaba el simpático "Antoñito el sastre" al que le pagabas el traje en cómodos plazos. Y cruzando la acera y en la esquina de la Calle Matarratones, estaba el singular Reyes, con su pasamanería, en la que todo, mostrador, escopeta y hasta las estanterías, estaban adaptadas a su corta estatura de cazador. Más adelante la Taberna de Pepe el Habanero, a donde era frecuente ver a algunos piconeros, que parecían que disfrutaban con el olor a boquerones fritos que casi siempre había en aquella Taberna.

Enfrente el marido de la Calderón Trujillo, con su puesto de verduras y frutas. Haciendo esquina con las Costanillas, la Taberna "Casa Fermín", y enfrente La Taberna "La Paloma", en donde todos las noches cantaba la lotería el simpático "Curro  el Zapatero".

Al girar para la izquierda hacia la Calle los Moriscos, te dejabas atrás el antiquísimo Estanco, que te llamaba la atención porque el que lo atendía era un hombre ciego, marido de la dueña. Este estanco se lo concedió Isabel II, a Consuelo, la viuda de uno que murió en la guerra de Cuba. Enfrente de la fuente de la Piedra Escrita, estaba la "Cartelera Municipal" (aún está), un lugar acotado por el Ayuntamiento para evitar que se pegaran carteles en las paredes (1950). Recordamos una que pusieron en San Lorenzo y otra en la Calle Alfaros. Hubo un cartel que estuvo mucho tiempo en estas carteleras y fue el cartel de la película "LO QUE EL VIENTO SE LLEVO", que llegó a estar mes y medio en el Palacio del Cine. Por cierto el periódico semanal "7 FECHAS", publicó que Clark Gable era gaditano, quizás no matizó bien la noticia de que era de Cádiz, ciudad del Estado de OHIO en Estados Unidos.

Un poco más allá de la "Cartelera", estaba la Taberna del Mariano Marín, el tío de Pepe el del Caballo Rojo; y a continuación estaba un relojero que era tan alto como buena persona, hasta el punto que se fijaba por el reloj azul de Pepe El Barbero que lo tenía enfrente, para poner sus relojes en hora. Luego las "hermanas modistas" comandaban un buen Taller de costura a continuación de la fuente. Al final de este tramo de Calle estaba RADIO MELSON, una tienda en donde se reparaban aquellos primeros radios de "lámparas" y que tenía en Cabezas, a un gran técnico, que luego migraría al mundo del cine como técnico y como empresario de salas de proyección. Toda la familia Cabezas, incluidas madre e hija, recibieron un reconocimiento, por ser un buen referente en Córdoba en el sector de la protección, Enfrente la ABACERÍA de Encarnación en donde se vendían desde "pollitos para criar". que ocupaban el escaparate hasta "latas de Mina catalana".

Seguidamente te adentrabas por la Calle Empedrada, que fue una de las primeras Calles del Barrio de Santa Marina, que quizás debido a su estrechez, sería de las primeras en ser empedrada. Esta Calle planteaba algunas veces un problema y que no era otro que una mujer que se llamaba "Dolores" que con su tranca en la mano, lanzaba toda la clase de insultos al aire que a ella se le antojaban. Luego se sabía por un tal Valero, que era vecino suyo que se trataba de una buena persona.

Nada más salir a la Calle Juan de Torres y en la misma esquina con Muro de la Misericordia, te tropezabas con un buen almacén de comestibles, de un tal "De la Peña", un apellido muy antiguo y habitual por la zona de Santa Marina; en este establecimiento algunas veces podías comprar hasta conejos, que algunos habituales del lazo, solían dejar. A mitad de la calle, te encontrabas con dos unidades de Colegios Públicos, a ambos lados de la Calle, uno para niñas y otro para niños, pero que ya estaban cerrados. Dejando la Calle Juan de Torres, salías a la Avenida del Obispo Pérez Muñoz y en la esquina alguna veces te saludaba el "Gordo Más" que vivía en una de aquellas casas que en su día y a instancias del Obispo Pérez Muñoz, construyó la constructora Benéfica "la Solariega", que estuvo dirigida por el canónigo José M. Gallegos Rocafull, que se exilió a México después de la guerra y que murió en el año 1963, mientras impartía clase en el Estado de Jalisco; al parecer su albaceas testamentario Lic. Jorge Palacios, nos aseguró por carta en 1982, que el padre Gallegos, como él le llamaba quería volver a España, por lo que acababa de renovar su pasaporte.


Ya en la Avenida de Obispo Pérez Muñoz, dejabas a un lado el Cine de Verano San Cayetano, que se puso las botas el día que proyectó la película "El Pescador de Coplas"; las colas de taquilla llegaban hasta casi el Taller de "Matapalos".  

luego más para la Torre de la Malmuerta, te encontrabas con el "Bar El Lagar", un establecimiento en un sitio inmejorable, pero que los parientes del torero Martorell, no le supieron sacar provecho al negocio. Luego te parabas a ver la cabeza del novillo "Chicuelo" que había en el portal de la casa del torero José María Martorell Navas, (1929-1995), a este novillo en 1948, le cortó dos orejas, rabo y pata. Tenemos que decir que la carrera de este torero fue más bien corta, pero casi toda ella se desarrolló fundamentalmente en Barcelona, en donde Pedro Balañá, (1883-1965) y durante algunos años, fundamentó muchas corridas a base de Antonio Borrero "Chamaco" (1935) y Julio Aparicio (1935, que estaban de moda, y también Joaquín Bernardó (1935) e incluso Mario Cabré (1916-1990), por lo que había toros los jueves y los domingos. Más de una vez nos tropezamos por allí con Ángel Martorell, hermano del torero que jugaba muy bien al fútbol y era muy veloz.

Casi enfrente de la Casa de Martorell, estaba El Bar San Cayetano, que dirigía un Pepe García Marín, que ya empezó a poner tapas de cocina, cosa muy poco habitual en los Bares y Tabernas de Córdoba. Luego de forma destacada estaba la casa y unos amplísimos Garajes que pertenecían a la familia de don Antonio Hidalgo, reputado médico al que apodaban "El Chino". 

Pasabas por la Cuesta de San Cayetano, aún sin remodelar y llegabas a la esquina de Baldomero Moreno, en donde el trasiego de maderas, el ruido del aserrado, siempre te causaba curiosidad; y nunca se nos olvidará aquél cartel que decía:  "MADERAS NACIONALES Y EXTRANJERAS". Luego estaban los "Almacenes San Antonio", a los que todo el mundo llamaba "Casa Carbonell", en donde lo primero que se veía era un tablero lleno de las fichas redondas y metálicas de los trabajadores colgadas para su control de entrada; cómo no, llamaba la atención una campana, que el listero de turno, solía tocar en las horas de entrada y salida de los distintos relevos.  

Al final de la acera de "Casa Carbonell", estaba la Taberna la Verdad, en la que siempre había gente jugando tranquilamente al dominó. Uno que muchas veces pude ver por allí fue a un joven Blas Pérez Poyato, que además de cliente solía jugar al dominó. También estaba alguna veces en esa Taberna, el que fuera dueño del "Bar Caballano" de la Calle San Álvaro.

Llegaba a la Plaza del Moreno, y comprobaba que la Cruz estaba siempre en el centro. Algunas veces en las casas de la acera de enfrente había personas mayores tomando el sol. Luego iba en dirección a la Calle Molinos Altas, que con su marmolillo evitaba que pudieran pasar carruajes. Pero antes y a la izquierda dejaba un Taller de furgonetas DKW, que estaban de moda por aquellas fechas. (1953).

En la Calle Molinos Altas, hacía la derecha estaba la casa de Ángel Morales, que era buen maestro de motores en CENEMESA; allí en la casa en donde habían nacido varios toreros vivía con su hermana. Por esa calle apenas transitaba nadie y llegabas a lo que eran "Las Cuatro Esquinas" y mirabas que en el tramo que iba para el Campo de la Merced, estaba el Taller de Ebanistas de "Los Pilotos" unos excelentes profesionales, que siendo primos de parentesco, hicieron la mili en aviación, de ahí el apodo que les pusieron. Y poco más terminaba el tramo de la calle y llegabas al Economato, entregaba la comida y para casita.

A la vuelta y sobre todo el jueves me acompañaba el citado sacristán hasta el puesto de arropías que estaba en la puerta de Baldomero Moreno, y que con el tiempo regentearía un tal Peña, (Peñita), vecino de la Calle Marroquíes, en donde vivía un piconero llamado "Juanele" excelente persona, y que tenía el despacho de picón en el Arroyo de San Lorenzo, muy cerca de la casa de Juan Posadas "Posaitas" el que fuera unos de los fundadores de la Peña de los Minguitos. A este "Juanele" le ocurrió un terrible accidente precisamente en relación con la Peña de los "Minguitos" y es que en el año 1959, como era normal y por las fiestas de San Lorenzo, se adornaba el barrio con banderitas, y este bueno de "Juanele" aún siendo domingo y todo, venía en lo alto de un camión de carbón, encima de las ceras, y con tan mala fortuna que no vio uno de los alambres tendidos para las banderitas, y su cuello tropezó con dicho alambre y lo derribó de un tremendo golpe al suelo, quedando tendido hasta que las asistencias se lo llevaran. Aquello fue espeluznante.  

Y siguiendo con este Peña, diremos que luego me lo tropecé en la Universidad Laboral y más tarde en el Parque y Talleres de Automovilismo en donde trabajaba. Este Peña, era un personaje simpático, agradable, y su puesto era "un foro abierto" para hablar de fútbol y toros, ya que él, solía actuar de acomodador, tanto en la vieja Plaza de Toros de los Tejares, como en el campo de fútbol del Arcángel.

Con la remodelación de San Cayetano, este puesto de arropías, se trasladó a la acera de enfrente en donde en su día estuvieron los urinarios públicos, junto a una parada de carros y triciclos; que se cobijaban debajo de aquella frondosa moreda. Por aquellos años de 1950, y haciendo esquina con la zona en donde estaba la parada de triciclos, se construyó una bonita casa el químico que descubrió la fórmula de la famosa "Mayonesa Musa", dicha casa aún está en perfecto estado,  siendo sin lugar a dudas la casa más antigua de toda la Avenida del Obispo Pérez Muñoz, hoy Ollerías.

Actualmente el puesto de arropías lo regenta un nieto del citado Peña y que es hijo del conocido Urbano Milla "Cheles" un hombre que destacó en el fútbol modesto de Córdoba y que murió en un accidente doméstico en su casa de la Calle Chaparro.

OTRO RECORRIDO PARA ATRÁS

Algunos jueves, al no tener clase por la tarde solía venirme por la Torre Malnuerta, e incluso me llegaba a ver a mi vecino el "Cojo Mariano" que en vez de estar en su Herrería, (hoy Farmacia), solía estar en la Taberna de la esquina que no era otra que "CASA ALMOGUERA", y allí en la "Peña de Manolete" se metía a beber vino y a hablar de cante jondo.

Luego más abajo estaba la Tienda "El Porvenir" y una serie de establecimientos hasta que llegabas al Veterinario García Escribano, y te parabas a ver cómo le cambiaban la herradura a cualquier caballo. También andaba por allí las Bodegas de los hermanos López Sánchez, que estudiaron en los Salesianos y pasaban casi todos los días por la Calle Roelas.

Más adelante estaba "Piensos Añón" familia del recordado médico don Joaquín Añón Barbudo. Este Añón de los piensos, tenía su casa en Santa María de Gracia, enfrente de la que fue la "Taberna de los Perros", además de una casa espléndida, tenía un enorme huerto, que fue en donde empezó a funcionar por los años 1940, "FLORES SANTA MARTA".

Pero la familia Prieto (Santa Marta), quiso marcharse primero al Cerro de la Golondrina y después a una zona del Brillante, a donde por fin se marcharon (1950). Por cierto aunque el citado Añón, era un industrial agrícola intentó poner en aquel huerto un Cine de verano al que llamó "CINE SAN LORENZO" (1952), y lo inauguró con la película DUMBO. Posteriormente y al comprobar que sólo no se podía funcionar en este negocio del cine, puso una granja de gallinas, que funcionó durante bastante tiempo. Al frente de la granja estuvo mucho tiempo Victoria Zamorano Luque, la hija del "Pabilo" y sobrina por tanto de  María Zamorano Ruiz "La Talegona". Este "Pabilo", Manuel Zamorano Ruiz, fue el empedrador, que llevó a cabo la remodelación de la Cuesta del Bailío incluida la fuente, según proyecto  del arquitecto don Víctor Escribano Ucelay (1945). Y posteriormente el Monumento a Manolete de la Lagunilla (1948). En estos trabajos también intervinieron Antonio Luque "El Gordo Piedras", Federico Morrugares, "El Coco", y José López Ordoñez, "Cara Ancha". Todos del Barrio de San Lorenzo y que tenían su mesa de tertulia en La Taberna Casa de Armenta. 

Terminaba la acera del Campo de la Merced, con los materiales de Construcción Olmo, que era de la familia de Fray Ricardo, el capuchino que dejó su impronta en la Semana Santa de Córdoba.

Más abajo y ya en la Cuesta del Campo de la Merced, hubo una casa en la que había un pequeño museo de "Manolete"; luego estaba "Recambios Marcial", y a continuación el "Cine Rinconcito", cine de verano, que era más estrecho que las cuentas de cualquier trabajador de aquella época. Antes en esa esquina estuvieron los "Zuritos", unos pintores de muebles de  gran notoriedad en Córdoba.

Mi madre nos enseñó a amar este entorno de la Plazuela del Moreno, sobre todo en las muchas veces que tuvimos necesidad de pasar por él, camino de la Huerta de la Reina, pues por aquellos tiempos, allí teníamos a doña Dolores, la practicanta del Seguro de Enfermedad, que nos ponía "El Calcio y Vitamina" que nos recetaba el médico del seguro. Al cabo del tiempo mejoramos un poco y ya teníamos el practicante en la Calle Tejón y Marín, junto a la Zona de Reclutamiento. Por cierto que aquél practicante un tanto desgarbado casi siempre estaba masticando chicle.


EL ENTORNO DE LA PLAZUELA EL MORENO

Las calles que configuraban el entorno de la Plazuela del Moreno, eran la Calle Feria, a la que se accedía por el rincón de la derecha de la Plaza; luego estaba  la Calle del Tranco que se conectaba a la Calle Haza, que iba paralela a las vías del tren. Varias casas de la Plaza del Moreno, con dos grandes patios, tenían salida "casa de paso" a la Calle Haza. Luego estaban por la parte de la izquierda la Calle Molinos Altas, que agrupaba la Calle del Molino y la Alta, y en medio de esta calle, había una zona que llamaban "Las Cuatro Esquinas". Y es que en cada esquina vivía un torero. En una era vecino "Virutas", en otra "Manolete" padre, en otra "Camará" y en otra "El Niño Isabel". Calle arriba, y por debajo del economato de ASLAND,  vivía el picador "Miajítas", y en la esquina de Pablo Vidal, y ya en la acera vivía "Guerrita".  

En especial en estas últimas calles, una casa si y otra también, vieron nacer a toreros, piconeros, matarifes, torerillos y aficionados a los toros.   

Es lástima que haya desaparecido la Plaza del Moreno, y su entorno que se llamó el Barrio del Matadero Viejo, pero la piqueta y la especulación siempre pudieron con todo, y si las piedras recuerdan nuestra historia, aquella Plaza del Moreno,  representó una forma de vivir y de entender la vida de la Córdoba del siglo XVII, el XVIII, el XIX y el XX, y como no, el lugar en donde los piconeros se originaron en Córdoba y de aquí partieron para los barrios de Santa Marina y San Lorenzo.

De esta Plaza de los años 1965-70, yo podía mencionar a Carlos Ruiz Velasco, a los  Pérez Poyato, a Francisco Carrasco Heredia, a José Lujan Pérez, a Dionisio López Rodrigo, José Ortega Niza, a Enrique Pérez Castro, Ángel Morales González, Rafael Veneyto, que por haber sido compañeros bien en el Colegio, el Servicio Militar o en el trabajo, les recuerdo como grandes personas y orgullosos de su Plaza del Moreno y de su Barrio.

Fue una Lástima, volvemos a decir, el que tuviera que desaparecer la Plaza del Moreno, pues hubiera sido una reliquia viva, de aquella Córdoba de las casas de vecinos, de los siglos XV, XVI, XVII, XVIII, XIX e incluso buena parte del siglo XX.

Recuerdo que para remodelar la Plaza de las Tendillas, se montó un debate en los salones del antiguo CAJASUR, debate que fue moderado, por Carmelo Casaño, Rafael Sarazá, Manuel Nieto, y el arquitecto Rebollo, y a la conclusión final que se llegó después de importantes intervenciones de arquitectos, ingenieros y técnicos de urbanismo, fue que "Una Plaza tiene siempre que seguir siendo Plaza". Y según parece así se hizo, pero con la Plaza del Moreno, ni hubo debate, ni se cumplió lo de "seguir siendo Plaza". Claro está ya gobernaban otros. 

Todavía recuerdo que al gobierno que estaba en aquellos momentos en el poder del Ayuntamiento, le llegaron a hacer hincapié, hasta en la "ENCINA", que había cerca de la fachada de telefónica. Se trataba de respetar todo lo que tuviera sabor a Plaza.

Pero a la Plaza del Moreno, posiblemente una de las Plazas más antiguas de Córdoba, sus gobernantes de turno, no le dieron la oportunidad ni tan siquiera de un debate, ni nada por el estilo. Atrás habían quedado las palabras del ya fallecido  Rafael Sarazá, cuando decía solemnemente: "La Plazas que siga siendo Plazas".

Dijeron que fue necesaria su desaparición por el trazado de la Avenida de las Ollerías, pero lo mismo que al final de esta Avenida, hay que hacer un giro de 90º a la derecha, para circular en dirección al Brillante, este giro se podía haber dado a la altura de la Calle Alonso El Sabio, y haber respetado esta emblemática Plaza. Los argumentos de que había malos olores como consecuencia del curtido de pieles, es una demagogia más de los políticos.

En Córdoba, los que hablan, mencionan con frecuencia los Barrios de los Piconeros, que si Santa Marina, que si San Lorenzo, pero estudiando la historia de Córdoba, podemos apreciar que en torno a la Plaza del Moreno fue en donde surgió en Córdoba "la profesión de piconero", remontándonos incluso al siglo XVI.

YA NO QUEDAN PICONEROS

Al igual que en su día los "progresistas" que están en contra todo, eliminaron la Plaza del Moreno, lugar emblemático de los "piconeros", estos, para no quedar mal, ya han desaparecido. Ya no se ve por ningún lado a ese hombre de cara tiznada y dientes blanquísimos, con su gesto de vencedor en las mil batallas que a diario tenían que librar en el campo. Ellos, hiciera frío, lloviera o lo que fuere, todos los días salían al campo a por su jornal. La historia de los "piconeros" será tan antigua como el mismo fuego, pero en España, y en documentos oficiales de la Edad Media, aparece la figura del "carbonero" como la persona que con su trabajo, hacía posible  que en los hogares españoles pudieran tener el combustible necesario, para guisar y poder calentarse del frío en el invierno. No cabe duda de que al principio eran los "carboneros" los que facilitaban el carbón vegetal "grueso y el fino" para las labores de guisar y los braseros.

Si investigamos en el Archivo de protocolos de Córdoba, encontraremos en la Edad Media, muchos documentos como el que le presentamos:

"1477, febrero, 17. Córdoba.

Fernand Ruíz, cerrajero, fiel del carbón de la ciudad, presenta al escribano público un tocalero de tablas pequeñas con dos cientos de hierros a los cabos, que era el padrón que Córdoba le dio para medir el carbón de humo, de brezo y las cabezadas, para que compruebe su capacidad. Entró en este padrón fanega y media de cebada mas medio almud de cebada.

Testigos: Pero Ruíz de Piedrahita, hijo de Gil Sánchez, Juan García, tinajero, hijo de Diego García, carboneros, vecinos de Santa Marina, Marcos Ximénez, hijo de Garcia Ximénez, Sancho Fernández, hijo de Juan Ximénez, carbonero, vecinos de San Lloreinte, Alfonso Sánchez, carbonero, hijo de Andrés Sánchez, vecino de San Lloreinte, Juan Sánchez el Romo y Alfonso Rodríguez de Llerena, cerrajero, vecinos de la collación de San Pedro.

APCO.- Oficio 14,n.10."

En dichos documentos es frecuente que aparezca el nombre de "carbonero" pues la figura del "piconero" como tal ya es más propia del siglo XVI, en que vecinos de la Plazuela del Moreno, como los De Molina, De la Haba, Quintana, Del Viso, Obrero, Valenzuela, Alonso, y Citrón, por citar a algunos, aprendieron de los primeros sorianos que vinieron a Córdoba, a vender lana y mantas, y les hicieron ver con claridad que una cosa era la "lana" y otra "las mantas". De igual forma ellos distinguieron perfectamente el carbón del picón y se dedicaron a elaborarlo en el campo. Sin darnos cuenta surgió la figura del piconero.

Tenemos que decir que en los "padrones municipales" se confirma lo que hemos dicho sobre que es la figura del "carbonero" la que aparece en toda la Edad Media, incluso a principios del siglo XVII, y será a partir de 1680 cuando ya aparecen en el entorno de la Plaza del Moreno, los primeros piconeros como: Alonso Jiménez, Juan Antonio, Juan González, Juan Rodríguez, Bartolomé Álvarez, Pedro González, Pedro de Torres, Bartolomé Lucena y Bartolomé Pérez etc. etc. Luego y con su llegada a la Plaza del Moreno, ya cogerían el relevo los citados Molina, los de la Haba, los Citrón y los Valenzuela, y tantos piconeros históricos.

El otro día leíamos que por la zona del Guadiato, todavía quedan piconeros que han visto como su actividad se ha visto aumentada ante el precio de la bombona de butano y la energía eléctrica. Suelen ser matrimonios jóvenes de apenas 30-40 años, los que salen al campo para hacer sus sacos de picón fundamentalmente para los braseros de las casas. Un matrimonio que se dedique al picón en una semana se pueden hacer 800 kilos de picón y que luego lo venden a 5 euros los 10 kilos. Bien entendida que la temporada es de noviembre hasta marzo.

LA MESA DE CAMILLA

Todo el protagonismo que se le suele dar ahora a la Televisión, a los móviles, y a espectáculos como el "gran hermano", y los seriales de turno, toda esa historia y aún más, se desarrollaba en las casas populares alrededor de la mesa de camilla, en donde el brasero los reunía a todos. Hasta el punto que se puede decir que alrededor de una mesa de camilla muchas páginas de la historia han pasado. En torno al brasero se ha gobernado mejor o peor la vida de muchos pueblos, junto al brasero, el alcalde, el juez, el médico, todos han claudicado.

Julio Romero de Torres inmortalizó el brasero en el famoso cuadro de "La Chiquita Piconera", y es que en aquellos tiempos, el picón y el brasero formaba parte de nuestras vidas. La modelo de este cuadro que pintara Julio Romero en 1930,  María Teresa López, falleció a los 89 años en el mes de mayo del 2003.

Y bien que debían de saber y conocer de braseros y picón, aquellos vecinos de la Plaza del Moreno, que vivieron en los años de 1800-1801. Ellos eran los inquilinos  que ocupaban las casas de vecinos de dicha Plaza.


VECINOS PLAZA DEL MORENO, siglo XVIII-XIX

Hemos querido copiar y reflejar los vecinos que ocupaban aquellas casas, y tenemos que decir que posiblemente la numeración de las casas, no sea la más ortodoxa.

Casa nº 5.-

-Juan Moreno de 45 años, piconero, su mujer María Magán de 40 años, hijos Dolores de 26 y María de 3 años.

-Antonio Higuera de 31 años, piconero, casado con Teresa Redondo de 31 años y sus hijos, María de 4 y Rafaela de 2 años.

-Francisca Garrido de 39 años, viuda con una hija María de 9 años.

María Rodríguez de 40 años, soltera.

-Francisco Rodríguez de 35 años, del campo, casado con Francisca García de 30 años, sus hijos María de 12 y Miguel de 8 años.

-Juan Cortés de 20 años, del campo, y soltero vive con su hermana Francisca de 12 años.

Casa Sin Número:

-José Fernández de 41 años, del campo, casado con María González de 30 años, sus hijos José de 9 y Rafael de 7 años.

-José Molina de 26 años, piconero, casado con María de la Haba de 29 años, y su hijo, José de 2 años.

Casa Nº 4.-

-Beatriz Rodríguez de 80 años, viuda y con una acompañante María Téllez de 19 años.

-José Molina de 41 años, piconero, casado con Rafaela Quintana de 38 años, sus hijos Juan de 8, José de 7 y Antonia de 10.

-Diego Citrón de 41 años, piconero y casado con María Rodríguez de 41 años, y sus hijos José de 16, Antonio de 11, María de 8, Rafaela de 7 y Marina de 1 año.

-Josefa Citrón de 51 años, viuda, vive sola.

Casa Nº 5.-

-Antonio Rubio de 42 años, empleado del matadero, casado con Teresa González de 30 años, sus hijos, Antonio de 7 y María de 1 año.

-Francisco Rodríguez de 48 años, del campo, casado con Ana Hurtado de 42 años, sus hijos Manuel de 12, José de 1, Carmen de 11 y Antonia de 7 años.

-Francisco González de 24 años, piconero, casado con Rafaela de la Peña de 24 años, sus hijos María de 2 años y Francisca de apenas dos meses.

-María Rodríguez de 46 años, viuda y sus hijos, Antonia de 23, Dolores de 16 y Rosario de 6 años.

-María Díaz de 16 años, soltera.

Casa nº 9:

Manuela Moreno de 40 años, viuda y sus hijos José García de 10, Santiago de 8, María de 20, Manuela de 5 y Marina de 1 año.

-José Valenzuela de 50 años, piconero, casado con María Moreno de 50 años, y sus hijos José de 2, Rafaela de 22, Josefa de 10 e Isabel de 8.

-Juan Vallecillo de 35 años, del Campo, su mujer María Amaro, y sus hijos Rafael de 2, María de 6 y Bartolomé, de meses.

-Juan Ferránz de 60 años, piconero, viudo y sus hijos María de 20 y Dolores de 19 años.

-Isidro León de 40 años, piconero y su mujer María Carmona de 40 años, y sus hijos Francisco de 3 años.

-Santiago Arnáez de 39 años, piconero, casado con Antoñita Cañete de 30 años, sin hijos.

-Francisco de la Haba de 46 años, piconero, su esposa María Citrón  de 42 años, y sus hijos Miguel de la Haba Citrón de 3 años, José de 1, María de 15,años.

Queremos resaltar aquí en Miguel de la Haba Citrón, de la Plaza del Moreno, el origen de la  "SAGA DE PICONEROS DE LOS TORNEJOS". que fueron piconeros célebres de Córdoba.

Casa Nº 8.-

Zeberino Molina de 55 años, piconero, viudo y sus hijos Francisco de 9, Juan de 12 y Rafaela de 18. años.

Tenemos que significar que éste hombre Zeberino Molina, fue tío- bisabuelo de "Rafael Molina Sánchez " Lagartijo", y fue un auténtico líder de los piconeros. y  en la "Taberna la Cosaria", de la Calle Mayor de Santa Marina, era donde tenía al parecer su "Parlamento".

-Gerónimo Molina de 40 años, piconero, casado con María de la Haba de 30 años, sus hijos María de 8, Antonia de 5 y Rafaela de 2 años.

Este Gerónimo Molina fue tío abuelo de "Rafael Molina Sánchez "Lagartijo"

-José Cañete de 24 años, piconero, y su mujer María Rodríguez de 30 años, su hijo Rafael de 6 y Antonio de 2 años.

-María de Luque de 50 años, viuda y vive sola.

Casa Nº 7.-

-Francisco Lasarte de 56 años, del campo, su mujer Francisca García de 50 años, sus hijos Manuel de 15, Pedro de 10, Josefa de 14 y María de 6 años.

-María Rubio de 50 años, viuda y sus hijos Antonio González de 10 y María de 8 años.

-Francisca Romero de 18 años, soltera, hija de Ana González de 46 años, viuda.

-Josefa Caballero de 35 años, viuda, sus hijos, María Molinero de 18 años.

- José de la Haba de 40 años, piconero, su mujer María González de 26 años, su hija María de 6 años.

-José García de 40 años, piconero, su mujer María Lasarte de 30 años, sus hijos María de 9 y Francisca de meses.

Casa Nº 6.-

-Juan González de 64 años, piconero, su mujer María Citrón de 51 años, sin hijos.

-Juan González de 24 años, piconero, su mujer María Molina de 25 años, su hijo Rafael de meses.

-Francisco Citrón de 60 años, piconero, de estado viudo.

-Francisco Domínguez de 30 años, piconero, su mujer María González de 28 años, y su hijo José de 1 año.

-Antonio González de 30 años, del campo, su mujer Josefa Ferranz, de 28 años, su hijo Antonio de 3 y Josefa de 2 años.

-Pedro Rodríguez de 51 años, piconero, su mujer Inés Marín, de 40 años, su hija María de 4 años.

-Ramón de Dios de 30 años, del campo, su mujer Antonia Pérez de 30 años, sin hijos.

-Rafaela Suárez de 30 años, viuda y su hijos Rafael González de 6, Francisco de 4 y María de 10 años.

-María Ruiz de 50 años, viuda, su hija María Núñez de 14 años.

Casa º 5.-

-Manuel Moreno de 41 años, piconero, y su mujer Josefa de la Peña de 26 años, sus hijos Rafael de 4, Manuel de 2 y María de 2 años.

-Rafaela Torralvo de 50 años, viuda, hijo Alonso Herrero de 19,  Juan de 13 y Francisca de 11 años.

Casa Nº 4.-

-Joaquín Barqués de 40 años, del campo, casado y su mujer Juana Otero de 35 años, hijos Joaquín de 10, Rafael de 7, José de 1 y Josefa de 3 años.

-Joaquín de 24 años, casado con María Valenzuela de 25 años, hijos José de 9, y Rosa de 2 años.

-Francisco Molina de 60 años, piconero, su mujer María Obrero, conviven sin hijos.

-Manuel Carrasco de 40 años, piconero, su mujer María Cañete, y sus hijos María de 4 y Rafaela de 1 año.

-Santiago Valenzuela de 45 años, piconero, su esposa Josefa Quintana de 39 años, sus hijos Joaquín de 3 y Marina y Ana de meses.

-Josefa Citrón de 51 años, viuda.

Casa Nº 3,-

-Juan Molina de 41 años, empleado del matadero, su esposa Gertrudis de la Vega de 44 años, sus hijos Manuel de 3, Antonio de 1 y Josefa de 10 años,

Quiero destacar a este matrimonio, pues son los abuelos de "Rafael Molina Sánchez "Lagartijo", curiosidad o no, en su abuelo, ya empieza una profesión distinta a la de piconero.

-Matías de Fuentes de 53 años, albañil, su esposa María Molina de 52 años, su hijos Manuel de 7, Ana de 6 y María de 4 años.

Estos son los padres del primo y gran rival de Lagartijo, "Manuel Fuentes "Bocanegra".

-Salvador Roldán de 40 años, corredor, su mujer Rafaela de la Haba de 29 años, sus hijos Salvador de 1, Rafaela de 13 y María de 7 años.

-Manuel Cañete de 80 años, piconero, viudo, sus hijos Rafaelita de 13 años.

-Francisco Valenzuela de 25 años, militar, su mujer Paula Cañete de 22 años.

-Manuel López de 50 años, piconero, su mujer María Muro de 41 años, sus hijos Manuel de 18 y Pedro de 12 años.

-Antonia Aljama de 60 años, viuda de Francisco Molina Flores, piconero, y tatarabuelo de Rafael Molina Sánchez "Lagartijo".

-Francisca de Luque de edad 60 años, viuda.

-Juana del Valle de 60 años, viuda,

-Antonio de la Haba de 30 años, piconero, su mujer Francisca Muñoz de 22 años, sus hijos Antonio de 3 y Manuel de meses.

Casa Nº 7.-

- Victoria Gómez de 90 años, viuda, su hijo Miguel del Viso de 51 años, piconero, soltero.

-Antonio Molina de 50 años, piconero, su mujer Ana del Viso 50 años, sin hijos

-Manuel de la Haba de 40 años, viudo, su mujer Antonia del Viso de 50 años, viven sin hijos.

-Manuel del Viso de 30 años, piconero, su mujer Josefa García de 25 años, sus hijos Juan de 1 y María de 3 años.

-Luisa Carmona de 55 años, viuda, su hijo Juan de Castro de 18 años.

-Pedro Rubio de 60 años, piconero, su mujer Rosalía Cobos de 44 años, sus hijos Pedro de 4 años y María de 14 años.

EL ENTORNO

Dejando de llevar por los Padrones Municipales, te das perfecta cuenta de que aquella Plaza del Moreno, tuvo el encanto de la vecindad, de la vida vivida con esfuerzo, de las familias numerosas, y de lo que tuvo que significar la Casa de Vecinos. Para aquellas gentes, matarifes, trabajadores del campo, de piconeros, olleros, mercaderes, zapateros, albañiles; taberneros, todos ellos formaban un conjunto de vecindad irrepetible, en donde daba la impresión de que a todas la mujeres que enviudaban las llamaban "Catalinas", tanto es así que el 60% de los nombres de mujeres que aparecen se llaman Catalinas, un 20% figuran con el nombre de María, y el resto, se reparte entre Antonia, Ana y Josefa.  .

En todo el siglo XVI al XVII, hemos observado casamientos en "segundas nupcias" como aparece reflejado, y también apuntamos como curiosidad el nombre de María Jiménez de la Calle Juan Tocino, que aparece como "separada".

Estudiando con detalle los padrones, se puede observar que era frecuente que los vecinos cambiaran con frecuencia de una casa a otra, pero siempre "no alejándose mucho". Cuando algún miembro de la familia se alejaba de este entorno era por razones de casamiento,, lógicamente por irse a vivir junto a la novia o el novio, pero se ha observado, que con frecuencia los padres solían "hacer hueco" para alojar a la hija o al hijo que se casaba; eso explicaba que en la mayoría de aquellas casas de vecinos, casi todos fueran familia.

Otra curiosidad que queremos citar es la de José de Molina, viudo y de edad de noventa y cinco años trabajador del campo, y vecino de la Calle Mayor, que es el Molina de mayor edad que hemos encontrado.

EL APELLIDO DE MOLINA

Efectivamente rastreando los archivos nos encontramos que en 1625, tenemos en la Calle Pedro Verdugo  a Andrés de Molina, tejedor de seda. En 1630, nos aparece ya un Francisco de Molina, jornalero en el Pozanco de San Agustín, en Santa Marina y en la antigua Calle Moros, tenemos en 1640, a otro Francisco de Molina, clérigo, en 1642, tenemos en la Calle Mayor de San Lorenzo, a Pedro de Molina, jornalero, y en la Calle Juan Clavijo, tenemos a Juana Molina viuda. En las Costanillas Anchas, tenemos a Sebastián de Molina y Francisco de Molina y José de Molina, en la Plazuela de los Caballos.

Ya por otra de zona de Córdoba y en el mismo año 1643, tenemos a Alonso de Molina, en Plaza de las Cañas, Ángel de Molina en la Espartería, Rodrigo Martín Molina y Eulogio de Molina en el Alcázar Viejo, Alfonso de Molina, en la Plaza de la Almagra, Antonio de Molina, Calle el Reloj, María de Molina, Calle Los Jurados,  Antonio de Molina, Calle el Corpus, Francisco de Molina, Calle Humosa y Sebastián de Molina, Calle Amortajados.

Luego en 1676, tenemos Germán Gómez de Molina, en la Calle Nieves Viejas y Bartolomé de Molina en Calle Juan Tocino. En 1683, en la Calle Horno de las Imágenes, tenemos a Felipe de Molina, y en la Zona cercana al Matadero, tenemos Francisco de Molina en Calle Guadalupe, Fernando de Molina en Calle Aladreros, y Bartolomé de Molina y Francisco Molina en Calle Alamillo y Pedro de Molina en Calle Marroquíes. En 1705, en Muro de la  Misericordia tenemos a Martín de Molina, a Antonio de Molina en Plaza del Marqués, Francisco de Molina en Calle del Obispo Blanco y Sebastián de Molina, en Calle Adarve. Observaremos que en estos primeros años aparece el "de" delante del apellido, preposición que se irá perdiendo a medida que se va acentuando su presencia.

Los primeros Molinas que tenemos registrados en la Plaza del Moreno y aquel entorno, es Isabel González, viuda de Diego de Molina, que tiene un hijo llamado Diego de Molina González, esto sería a principios de 1735 y Manuel de Molina, de cuarenta años y que tiene cinco hijos.

Por otra parte tenemos en 1754 a Francisco de Molina, de 15 años, que vive con su madre María Flores, y que al quedar viuda del padre de Francisco, Juan Molina Gabilán, se casa con Andrés de Luque de 32 años. Tenemos que decir que este Francisco Molina Flores, es el hilo conductor que nos lleva a la familia de Rafael Molina Sánchez "Lagartijo", tenemos que decir que todo empezó en Alonso de Molina, vecino de la Calle Montero (junto a la portería de San Martín), Ermita de las Montañas y que fue bautizado en San Lorenzo en 1657.

Es necesario señalar que en lo que era la pequeña zona del Barrio del Matadero por estos años, se observan muchas viudas con el nombre reiterado de Catalina, sin especificar cuál era el nombre de su marido, lo cual quiere decir que cabe la posibilidad que alguna de ellas  podría haber estado casada con algún Molina.

Si analizamos la vecindad de las Calles "Los Molinos", observamos que aparecen unos 12 empleados del Matadero, 8 piconeros, 14 obreros del campo, 10 viudas o viudos, 1 militar y 1 corredor, y el resto hijos menores y oficios sin especificar. En esta Calle tiene especial representación el apellido Bejarano, como encargados y trabajadores del Matadero.

La Calle el Tranco, 8 trabajadores del campo, 4 piconeros, 4 viudas, 1 viudo, 1 trabajador del matadero; el resto hijos menores y oficios sin especificar.

En la Calle Feria, 16 trabajadores del campo, 9 piconeros, 3 trabajadores del Matadero, 1 Militar,  3 viudos y 7 viudas; el resto hijos menores y oficios sin especificar..

EL RECONOCIMIENTO A LOS PICONEROS

Allá en el último rincón de las Costanillas, en un sitio que durante el siglo XV, XVI, XVII, y el XVIII, fue una zona totalmente vacía de vecinos; no obstante fue el lugar que se escogió para asignar calles a algunos piconeros. Allí que en la antigüedad, y al ser solamente huertos, sólo habría pavos, gallinas y cerdos. Por tanto un lugar fuera de la historia y los recuerdos, como pudo ser la Plaza del Moreno. Quizás a muchos les estorbara la Cruz y por ello la quitaron

Francisco Jiménez "Curreles", el hijo del famoso piconero poco antes de morir nos comentaba en la misma "Taberna de los Perros", "Los han metido en el último rincón de una Córdoba que ellos conocieron simplemente como campo.". 

Menos mal que ha habido gente de Córdoba que ha trabajado y mucho para convencer a los políticos de turno, para que a los "Piconeros", se les adjudicara una importante Avenida de Córdoba, muy cerca de la zona en donde ellos empezaron a existir. Pero dejamos el comentario del hijo de "Curreles", pero es un testimonio que en su día se llegó a mencionar.



M. Estévez

65 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigos:


Ahora se nos obsequia con un tema de los "piconeros" cuando está tan latente el problema del "Caletamiento del Planeta". Pero el blog. es simpático e ilustrativo, otra cosa será llegar a las conclusiones finales del autor.

No obstante enhorabuna, de esta forma conocemos mejor Córdoba, que es en definitiva de lo que se trata.


Saludos desde Baena.

Patricio dijo...

Extraordinario artículo.
Muy trabajado.
Enhorabuena.

Un saludo desde CÓRDOBA.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Patricio:


Gracias. Las cosas de Córdoba nos las tomamos en muy serio, no por ello podemos cometer errores, pero ahí está la colaboración de los que se atreven a comentar, para subsanar esos errores.


Saludos

Rafael San Martin dijo...

La foto que encabeza el blog, representa la parte norte del Campo de la Merced.
A esa zona se la conocía como "La Plancha Negra", y allí efectivamente había una fabrica de caramelos que se llamaba "Caramelos Kiwi", pero había dos cosas que no se han nombrado, una instalación industrial a la que se llamaba "el niquelador" y que era un taller de galvanoplastia, y una instalación cultural que era la Academia Espinar. El fundador de la academia Espinar fue Don Ramón Espinar profesor de matemáticas en la Escuela Normal del Magisterio, que luego la traspasó a otros propietarios y se mudaron a otro sitio.
La Plaza del Moreno estaba protegida por la torre Malmuerta y se accedía a ella si era por la izquierda por una acera donde estaba la herrería de Lozano, luego una carpintería y al final una barbería, y al doblar la esquina lo primero era el local de un zapatero, y ya siguiendo esa acera te encontrabas con la casa del "Cencerrero", llamado así y que tenía una chatarrería al fondo de la calle Feria, y por encima de esa casa vivía un carnicero llamado Miguel, que acostumbraba a tomarse su último medio del día en la taberna de Paco Acedo, diciendo:" Amorcillao", y lo repetía infinitas veces, y era como consecuencia de un toro al que no lo pudo matar Manolete, por eso porque se había quedado "amorcillao". Era la única palabra que se le entendía con claridad.
En el "arco la torre" había un terreno que se llamaba "el Llano", y en el arco un guardia municipal que regulaba el tráfico, que entonces era un poco más fluido que actualmente, o sea distinto porque los coches ya no pasan por allí.
En el llano había un surtidor de gasolina, que presentaba la particularidad de que servía lotes de cinco litros, porque era manual y se llenaban los dos depósitos que tenía de cristal por medio de una palanca accionada por el gasolinero y por la presión que hacía la gasolina,funcionaba un dispositivo y salía la gasolina por la manga correspondiente.
Lo de la gasolina se lo daban lo mismo que las administraciones de lotería a los leales al régimen.
En este caso el gasolinero era un gallego de estatura pequeña al que se le conocía como "Gonzalito", y que había participado en el bando nacional en la guerra civil.
Ese hombre fue el que me informó de las feromonas, que como saben son esas hormonas que se han estudiado, entre otras cosas para el control de las plagas en la agricultura. El lo explicaba diciendo: "Si nosotros los hombres tuviéramos el olfato de los perros, las tías estaban perdidas, serían una presa fácil". Recuerdo que esa explicación te la daba respirando con intensidad, como si oliese.
A continuación los errores.
La taberna no era casa Almoguera, porque casa Almoguera estaba en Santa Marina.
Otro error es atribuir el traslado de una taberna de la Puerta del Rincón a una esquina del Campo de la Merced, del tabernero Paco Cerezo, ya que la taberna que se trasladó fue la de la esquina de la calle Torres Cabrera.
El Sr Caballano citado como cliente de la taberna La Verdad, es que vivía con su familia en la casa lindera a la taberna, y tenía un hermano al que apodaban "Gargajillo".
La taberna la Verdad era el acceso por la derecha a la Plaza del Moreno.
Hablando del tráfico, había unos camiones pequeños que eran de la marca 3HC, y que por lo que se ve eran procedentes de la guerra, del bando rojo, y a los que se les conocía como "Tres hermanos comunistas". Los camiones Pegaso y Barreiros todavía no estaban en el mercado.
El citado Miguel era carnicero, lo mismo que otros vecinos de la Plaza del Moreno, lo que era consecuencia de la existencia anterior del Matadero.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo San Martín:


Agradezco su comentario que da fe de que usted fue responsable del servicio de verificación de Aparellaje, que yo sepa. Por lo tanto, no me extraña que usted quiera rechazarlo todo.

Quiero decirle que en primer lugar yo describo un recorrido por donde pasé y a pesar de mi corta edad, debía tener 10 años, memoricé lo más significativo. Por tanto lo del "Cencerrero" y otras particularidades que cuentas, no tengo nada que decirte.

Si te diré que Paco Cerezo, cuando se mudó al "Campo de la Merced", estaba en la esquina de la Puerta del Rincón, enfrente del Cine Isabel la Católica, y por la parte de Isabel Losa, tenía una casa de "Tapaos" que se denominaba "Casa Rafaelita", mujer muy discreta, que algunas veces llegó a pedri bebidas por la piquera que tenía la citada Taberna y que daba a la Calle Isabel Loza. Ya en lo que era dirección para Calle Alfaros, estaba un histórico Barbero, y luego las Bodegas Campos.

La Caja Provincial se quedó con la esquina, que implicaba la Taberna y la Barberia. En dicha Taberna, y dentro del interior y hacia la izquierda había una foto de Franco.

Por lo demás, ya te digo he descrito lo que yo pude ver o me enteré en aquellos tiempos.

Por tanto el "RECHAZO" al que estás tan aficionado, pasalo por alto, como en tantas ocasiones tuvisteis que hacerlo.


Saludos.







Rafael San Martin dijo...

Amigo Estévez:
Te voy a poner otro rechazo.
La temporalidad es una cosa muy importante, y hablas del cine Isabel la Católica como si existiera en aquella epoca, cuando lo que existía era el cine Rinconcito.
La acera de la calle Alfaros, empezaba con una taberna que la cerraron pasado algún tiempo, y que no tenía nada que ver con Paco Cerezo, y que estaba en la esquina con Isabel Losa, le seguía una barbería o lo que fuese, y después estaba la vivienda del torero Calerito que a su muerte se la vendieron a Colorado que tenía una imprenta mucho más adelante de esa calle, pasado un horno de pan. Después de esa vivienda estaba la casa de tu jefe "El Queco", que se la vendieron a un propietario de una tienda de ultramarinos en el Gran Capitán apellidado Jiménez, que puso otra tienda en la calle Cruz Conde, y que ya no está la tienda.
Paco Cerezo en esa época tenía una casa en la calle Moriscos que era donde vivía y la taberna estaba en la esquina de Torres Cabrera. Y eso de las diversas tabernas es una cosa errónea.
Paco Cerezo tenía por aquella acera un pariente barbero que se llamaba Bernabé, y que te miraba los pelos con una especie de lupa, para aconsejarte productos para el cabello, cuando él tenía una cabeza como una bola de billar, y recuerdo que me dijo en una ocasión que se notaba que yo me cuidaba el cabello, y le respondí, como siempre hago llevando la contraria: "Siempre me he lavado la cabeza con jabón Lagarto y nunca he empleado champú". Me respondió : "El que tiene buen pelo no necesita champú, ni estas cosas que vendo".
En Aparellaje como dices he estado en Verificación , en la Plataforma, y en Montajes Exteriores, siempre llevando la contraria.
También estuve en Transformadores y en maquinas rotativas. En la Gestapo no.
Saludos.

Enrique-La llave dijo...

Amigos:



Lleva razón el autor del Blog, pues aún recuerdo, como a mediados de los años 1960, estaba Paco Cerezo, con su Taberna en la Esquina de la Puerta del Rincón.

Además hay una evidencia y es que yo empecé a trabajar en la moderna tienda que puso Benjamin Barrionuevo en aquella esquina, mi jefe era un tal Molina Cañizares, que tenía un hermano trabajando en Westinghouse.

Fue en los tiempos en los que en la fábrica se se realizó una gran operación de venta de electrodomesticos, que patrocinó Benjamin Barrionuevo. Allí todos los trabajadores de la Westinghose se compraron su lavadora y su frigorifico y el televisor como término medio.

A los pocos años y ya cuando mi empresa Benjamin Barrionuevo, estaba
en clara caída, se planteó otra operación de este tipo, pero ante la negativa de Benjamin, surgió ANTEVI, que era propiedad de un yerno de Paco Cerezo.

Por tanto puedo certificar que Paco Cerezo estuvo a mediados de los años 1960, en la esquina de la Puerta del Rincón.


Saludos

Rafael San Martin dijo...

No puedo certificar nada, solamente comentar los datos que conozco y que pueden estar equivocados, porque no puedo certificar una propiedad, ya que no soy el famoso Registro de Rajoy.
La taberna esquina Alfaros en los primeros años cincuenta estaba regida por un señor apellidado Villalobos.
A finales de los años cincuenta Paco Cerezo era el nombre de una taberna en la esquina de la calle Torres Cabrera. En los años sesenta esa taberna fue sustituida por un establecimiento donde compré juguetes para actuar como Rey Mago. Y por aquella época en una esquina del Campo de la Merced se inauguró un establecimiento que estaba enfrente del Hospicio, que ya en aquel tiempo tendría algo que ver con la Diputación. Ese establecimiento, hibrido actualmente de taberna, bar, cafetería y restaurante pervive hoy, y se daba por hecho que había sustituido a la taberna de Paco Cerezo en otra parte del Campo de la Merced. Parece ser que estaba regentada por su hijo.
ANTEVI, empresa con sede en aquel momento en la calle El Almendro, dirigida por el Sr Canalejo, de una amplia familia cultural, que entre sus personajes más famosos tenemos al alcalde de Belmez, conocido gracias a la TVE.
Si el que certifica, fuese alguien habilitado para ello , no diría la Puerta del Rincón , sino la Plaza Ruiz de Alda.
Es muy bueno situar las cosas en su temporalidad correcta, y ese es el error que comete algunas veces el Sr Estévez. No es lo mismo ser de Izquierda Republicana en el año 1947, que serlo hoy. Es la famosa temporalidad, entonces sería la persona un intelectual, hoy posiblemente sería analfabeto.
Por esto que acabo de escribir, un charnego me calificaría de franquista.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo:



En el Blog. se dice que hubo una remodelación de la zona que se ve en la Foto, en torno a los años 1970, o cosa así y fue cuando el hijo de Paco Cerezo, abrió el restaurante en la misma esquina en donde tenía su consulta don Francisco Rabasco, médico que tenía un buen cartel. A la vuelta de la esquina y en dirección para el Viaducto, estaba los famosos repuestos Avila.

En la esquina de Conde de Torres Cabrera, el sr. de la-Llave, tiene razón, pues el encargado era un tal Francisco Molina Cañizares, que se crió y vivió en San Juan de Letrán. Al final y ya en plena caía de esta razón comercial, regentó un pequeño establecimiento, muy cerca de la Plaza de Capuchinos, justo al lado en donde estuvo "El Riñiero de Gallos de pelea" que regentaba Ramón Ruiz "El Pellejero", lugar al que acudían mucha gente a apostar y uno de ellos era el mencionado José María Martorell.

En esa casa de la esquina con Torres Cabrera, se hizo un edificio de pisos importantes, y un tal Aguaron del Hoyo, registrador de la propiedad debería tener por lo menos 4 o 5 pisos para alquilar.

Tradicionalmente aquella zona de Córdoba, que un día se llamó Plaza de Ruiz de Alda, ya en los padrones de siglo XVI, se conocía como Puerta del Rincón.

En cuanto a los Canalejo, tengo que decirle que además del alcalde de Belmez, famoso por su consurso UN MILLON PARA EL MEJOR, éste hombre era analista de profesión y tenía consulta habitual en la Calle Nueva, y poco por debajo del Estudio de Arquitectura de don Rafael de la Hoz, protagonista últimamente por el tema de las famosas Celosías de la Mezquita-Catedral, problema que parece que ya se ha resuelto y parece que la van a desmontar, pieza a pieza, ya que está solamente "pegada" y sin ningún clavo. La Celosía puede pesar 8470 kilos.

Pero siguiendo con los Canalejo, el que le dio fama a ese apellido en Córdoba, fue el Cura Canalejo, (don Joaquín Canalejo), de la Compañía, que fue el primer cura que adoptó algunas posturas coincidentes con la izquierda que se movía por foros como el Circulo Juan XXIII.

Los Canalejo, no eran de Córdoba, ellos llegaron de un pueblo de Toledo, y sus padres se afincaron en la zona de Belmez, en donde al parecer progresaron. Este cura murió relativamente joven (18 años), y tuvo una corta experiencia de misionero en Colombia, volviendo a su parroquia. A la muerte de este párroco le sucedió don Juan Moreno, que alternó el cargo con la presidencia de Cajasur, entidad bancaria que ya estaba tocada del ala, por unas pérdidas de 800 millones de euros, con lo que se perdió de la noche a la mañana una entidad que se fundó con los 300.000 reales que en su día dejara José Medina y Corella, vecino en aquellos tiempos de la zona del Campo de la Merced-Plaza del Moreno.

Saludos.

Rafael San Martin dijo...

Amigo Estévez, el cura no pudo morir con 18 años. Porque si murió con 18 años no era cura, porque en aquellos tiempos no se podía ser cura con esa edad.
Esos son los errores que cometes, que no tienen importancia, porque no afectan al núcleo de tu razonamiento.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Rafael:


Es comprensible que la edad que le he asignado al cura, es errónea, pues nació en el 1929, y murió en en el 2008. Por querer decir 78 años he puesto 18.

Supongo que como eres inteligente lo comprenderas.

Afortunadamente hay muchas personas que me hacen comentarios, sobre el Blog. que por "correo directo", me hacen su comentario, y no cabe duda de que todos echan de menos "las ocurrencias del Boticario de la Margaritas", no por su certitumbre, sino por lo "quijotescas" que da la impresión que parecen.

El otro día me comentó un antiguo compañero de Calegio, que le conocía por Carlos, que con toda seguridad y gracia al sistema de pensiones que en su día "orientó" Franco, debe de vivir en la Gloria con el sueldo de su señora y el sueldo de el. Y sin embargo este hombre no hace nada más que "rajar y criticar de Franco" y ésta persona que me ha comentado esto, me dice: "Es una táctica que supo adoptar la gente de enseñanza" para llevarse bien con todo el mundo.

En fin cada cual que asuma su responsabilidad.


Saludos





Rafael San Martin dijo...

Amigo Estévez:
Dices que el cura murió relativamente joven, en cierto momento.
Después aclaras que murió con 78 años.
O sea que una persona con 78 años para ti es relativamente joven.
A personas como tú les va a solicitar Rajoy que definan la edad correcta para la jubilación.
Echo de menos a nuestro boticario de las Margaritas, y le deseo que viva bien con la pensión conjunta que tiene que supera los 5.000€ mensuales, muy poco más, pero que es suficiente, aunque podría ser mejor si Zapatero no hubiera puesto un tope a las pensiones. Tope que considero necesario porque hay que gastar el dinero en otras cosas, que no digo, pero que todo el mundo sabe, se han enterado tarde pero es verdadero.
Saludos.

Anónimo dijo...

He leído lo escrito, y lo escrito, escrito está, según dijo el político romano.
Y lo escrito me ha hecho recordar, que en la taberna de Paco Cerezo he jugado al dominó, en un cuarto que había con una ventana que daba a la calle Torres Cabrera.
En ese cuarto había una mesa cuadrada de madera de grandes dimensiones, en la que para jugar al dominó le colocaban una losa de mármol encima, para que las fichas se deslizaran suavemente por ella, y la mesa contaba con una falda de paño, y para compensar la pobreza energética se usaba un brasero de picón.
Hoy en el nuevo establecimiento también se puede jugar al dominó, pero ya no es lo mismo. No hay brasero de picón.
Se podría traer de China, pero en China ¿ hay piconeros?
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigos:


La Córdoba Política ha perdido en estos días al alcalder Andrés Ocaña, y se le han dado todos los parabienes que conlleva el haber sido alcalde de Córdoba.

Pero también ha muerto Francisco Paz popularmente "llamado el Maño", que fue todo un referente como colaborador de las cofradías de la Semana Santa de Córdoba. Hombre sencillo, muy buena persona, y siempre dado am colaborar con las cosas de la Iglesia. La Borriquita, El Calvario y el Cristo de Ánimas, fueron su referencias. Poco antes de morie en plena lucidez, me decia: "A la Hermandad de la Borriquita todo son dificultades para poner una Cruz de Mayo en San Agustín y ahoira con el Carnaval, el Ayuntamiento ha consentido una carpa-circo que ocupa prácticamente toda la Plaza, sin que nadie diga nada.

Y esto es lo que ofrecen, a los políticos y corruptos, el que lo sea, gloria, y a un pobre muchacho, cobrando una paga de la Junta, por llamarse "El Maño" nada de nada. Esta es la progresía, que se nos ha venido encima con todo el descaro del mundo.

Mientras el "catalán de las Margaritas" apostando por esta nueva idea de políticos, a los que lo único que les interesa, es el sillón, el sueldo y las cotizaciones. Le da igual que el Pais se vaya al "garete".


Saludos




Anónimo dijo...

´Buenos días:


Trabajo interesante y entretenido, pero me gustaría añadir
que en aquellos primeros tiempos, ya existían una élite de
De Molinas, como escribanos y en cargos importantes.

También hay una nota en los libros antiguis del Ayuntamiento
en la que en 1562, y a consecuencia de un toro, fue corneado
un tal Diego Gutiérrez de los Ríos, muy cerca de la Puerta del
Rincón, y claro está fue muerto. La presencia de este ganado
por la proximidad del Matadero, era un peligro evidente, y
quizás sea también una de las razones de que allí surgiera la
afición al toreo.

Efectivamente había que haber buscado una forma de preservar
esa Plaza, como un lugar antiguo y con unas características
muy propias.

Y es que en los políticos, al no ser muchas veces profesionales, de arquitectura, historia y buenas costumbres, suelen solucionar los
problemas por la tremenda.

Estos días se ha visto en la remodelada Plaza de San Agustín, una
enorme carpa que nos recuerda a algo así como el Circo Chino, por
su tamaño ocupando todo el centro de la Plaza, y en cambio a los
de la Cofradía de la Borriquita, se le ha negado el permiso para
poner su Cruz de Mayo.


Saludos









Anónimo dijo...

Querido anónimo:
Los recuerdos son necesarios, porque nos impiden tomar en algunos casos decisiones erróneas, pero anclarse en ellos y no tener en cuenta lo actual que en algunos casos, pocos, puede ser mejor no es bueno.
Que haríamos ahora con el guardia municipal en el arco la torre regulando el tráfico.
Y que conseguiríamos subvencionando a los piconeros y calentándonos en un brasero de aquellos, con el riesgo del llamado tufo.
Recuerdo a un niño de entonces que se llamaba Perico que tiró desde la torre a un gato , cayéndole en lo alto a una vecina de la Plaza del Moreno que salió corriendo y gritando diciendo lo que consideró oportuno. Este niño con su familia emigró a Madrid. Hoy diríamos que ese niño era muy malo, pero nos divertimos mucho con ese incidente, que recuerda al farmacéutico que cuenta Gila, que disfrutó mucho con lo que le hicieron a su hijo.
Tenemos que acostumbrarnos a que las cosas no son eternas.
Saludos.

Patricio dijo...

Estimado Manuel:
Has dicho:
"Los recuerdos son necesarios, porque nos impiden tomar en algunos casos decisiones erróneas, pero anclarse en ellos y no tener en cuenta lo actual que en algunos casos, pocos, puede ser mejor no es bueno."

Totalmente cierto. Ojalá muchas de nuestras generaciones más jóvenes que nosotros, y venideras, tomen nota.

Felicitaciones por tu blog.

Anónimo dijo...

Gracias Patricio por tu comentario.
Anónimo.

Anónimo dijo...

Hoy día de la Mujer, felicito de todo corazón a las mujeres.
En la Historia, las que estaban con Cristo al pie de la cruz eran las mujeres.
¿ Donde estaban los tíos?
Asustados como mínimo.
¡Me gustan las mujeres!
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigos:


No se trata nada más que a las mujeres se le diese el trato que todos nos gustaría para nuestras madres, eso acabaría con el royo de la diferencia del sexo y otras mil quinientas. Para mí, siempre lo he dicho cuando tienen la facultad de ser madre (esperemos que los modernos no cambién este sentido de la naturaleza), es el ser más importante del universo.

Muy bonito la foto religiosa de las mujeres al pie de la Cruz, y que como creyente, me da alegria de que se exprese.

En cuanto al tema de los RECUERDOS, tengo que decir que ellos son historia, y lo misdmo que se sacan recuerdos para reivindicar las llamadas fosas comunes de un lado para otro, estos recuerdos en los que en años 1950-1970, ya afortunadamente no hubo fosas comunes, es positivo recordarlos.

Era una disposición sana de vivir, y de afrontar el día a día con los problemas que habías heredado de familia, y aquello, te marcaba un reto de superación continua. Y no como ahora, que todo el mundo se ha mentalizado a que el Estado (aunque este en crisis de rotura), nos tiene que solucionar todos los problemas. Y de resultas, así está toda nuestra mayor parte de la juventud, esperando que el gobierno de tuerno les resuelva el porvenir. Con esta perpestiva, esto es una sociedad muerta que aguantará al menos cuatro telediarios, y ya por ahí vendrá algún sistema (de un lado o de otro), que intentará lo de poner el orden que se necesita.

Y para terminar, mi madre fue una gran mujer además de ejemplar madre de cinco hijos, y por ella y sus valores lucharía si pudiera hasta el final.


Saludos

Rafael San Martin dijo...

Hoy viene en El País, que han detenido y puesto a buen recaudo a uno que salía en El Cascabel, por maltrato a su pareja que era una periodista o tertuliana llamada Mari Pau Domínguez. Este elemento estaba como algo en Ciudadanos y esta formación se ha apresurado a decir que ya no estaba con ellos.
Ya se sabe aquel refrán o sentencia que decía: En todos los sitios se cuecen habas y en el mío a calderadas.
Por cierto las buenas habas tienen el nombre de un municipio de Alicante, que ahora no me acuerdo de como se llama. No pretenderán que sepa más que Internet.
Saludos al concejal de Cuenca, conocido por Chiquito de la Calzada, y al boticario de Las Margaritas.
Saludos.

Rafael San Martin dijo...

Ye me he acordado las habas se llaman "Muchamiel", pero las que a mi más me gustan son las de Córdoba.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo San Martín:


El Ibex, no es el fuerte del hombre de la "Margaritas", su fuerte es el aprendizaje del "odio" que experimentó, por un lado por tener que emigrar, y por otro, el llegar y sintiéndose válido, no ser admitido en una sociedad catalana como ciudadano de pleno derecho, eran aquellos tiempos en los que para mencionar a Pujol, se decía "Pujolet" o algo parecido.

Las clases trabajadoras, las que debieron sentirse un poco al margen de los interes de "estos gobernantes" Pujol y Compañía, optaron por ser ladrillos de esa estructura de nación que querían los Pujol, en una continuidad de los Porcioles, Samaranch, Carreras, Bassol, y tantos y tantos que ayudaron a que a Franco, fuera recibido y muy vitoreado desde la estatua de Colón.

El mismo Salvador Gaudí, uno de los genios de la cultura de los catalanes, tuvo momentos en que fue más "franquista" que pudo ser el egabrense Solis.

Por tanto me remito a lo que dice San Martín de que el tiempo, es el tiempo, y lo temporal se acabará con la informática y los móviles.


Saludos



Rafael San Martin dijo...

Amigo Estévez: Gaudí y Dalí terminan en i.
Dalí admiraba a un pintor que ahora está de moda en El Prado que se llama El Bosco, que no tiene nada que ver con los salesianos.
A nuestro amigo el boticario le disculpo todo, porque lo comprendo.
Al comentar lo de los ladrillos me he acordado de Nefertiti, que según cuenta Sinuhé el Egipcio a cambio de sus favores exigía la aportación de un ladrillo, y con esos ladrillos hicieron el templo más grande de Egipto.
Viva Córdoba. ¡Coño!

Juan dijo...

Manolo, eres "un fiera" y una historia popular con "patas". Con tus recuerdos y comentarios, la Plaza del Moreno, vivirá eternamente.

Gracias de tu amigo Juan.

Anónimo dijo...

Un pollo le dijo al cabo de la Magdalena: Desde la una estoy solo.
¿ Quien era el "Moreno" que le dio nombre a la plaza?
No lo ha dicho el historiador, pero yo si lo sé y no lo digo.
El Córdoba gano en el último suspiro, y eso si lo sabe todo el mundo, hasta el que llamáis boticario.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo anónimo:


El Blog. no quiere significarse por comentarios historiados, sino, que se trata de comentarios y vivencias fundamentalmente vividas. No quiero pensar que usted estuviera detenido en el cuartelillo de la Magdalena, para oír el comentario del citado Cabo Mauleón.

Para mi me cuesta muy poco trabajo preguntarle a mi amigo Juan Galán, que tienen elaborado un completisimo "Callejero de Córdoba" con pelos y señales, pero no se trata de ello.

Si desea, digalo usted y ya sabremos algo más de esa Plaza.


Saludos



Anónimo dijo...

El pollo es un gallo joven, y fue el que le dijo eso al cabo, por medio de un cartel que llevaba colgado al cuello.
El Real Madrid le ha ganado al Barcelona, para disgusto de tanta gente.
Me gustaría saber más cosas de esa plaza, que urbanísticamente algunos la califican con una puntuación muy baja.
Saludos.

Rafael San Martin dijo...

Amigo Estévez:
Has nombrado el callejero, y recuerdo que a las Tendillas la llamábamos así, aunque su nombre oficial era Plaza de José Antonio, y la calle Nueva su nombre oficial era Claudio Marcelo, y me gustaría saber quien era ese Claudio Marcelo, y algo de su biografía, y de acuerdo con la ley de la memoria histórica deberían cambiarle el nombre.
Saludos.

Anónimo dijo...

Amigo Anónimo:



Hoy he estado en el Teatro Leonor de Jaén, presenciando una buena actuación musical de pequeños y jóvenes, de distintas provincias de España, y al hablar usted de la Plaza del Moreno, me he acordado que uno de los principales artistas invitados de cierto postín, ha sido la cantaora Vicky MORENO, que la han presentado como nacida en Barcelona, pero en ella he podido observar, que su buen cante, sus maneras y su forma de presentarse, ha sido: "Soy una española nacida en Barcelona" y la verdad que la tal Vicky MORENO, en las bulerias finales ha puesto en pie a todo el auditorio.

Sería bueno que algo cambiara en esa cataluña, que tanto nos alude el Sr. San Martín, por lo menos también ha cambiado algo, y es que conforme pasas por Pedro Abad, observaras que en vez del "Toro de Osborne" que tanto molestaba al catalán Borrell, ahora se puede apreciar a un sencillo "borriquillo", como aquellos que debieron de utilizar los piconeros de la Plaza del Moreno.

Por otra parte no cabe duda que el anónimo anterior es forofo del Real Madrid y por tanto contrario al Barcelona, pero tanta disputa por el fútbol no es buena.

Mañana habrá gente que de los periódicos verá la derrota de un equipo u otro, otros veran como se porta el Ibex, y otros estarán muy pendientes del yacimiento de Repsol en Alaska, pero el paro sigue ahí instaurado en nuestra sociedad, como una enfermedad congénita.

Posiblemente aquellos vecinos de la antigua Plaza del Moreno, ni tenían futbol, ni tenían TV, ni tenían móviles, solamente eran seres sencillos, que lo que valía para ellos, eran unos valores, que ya están casi todos agotados.

Dejen de meterse con el catalán de la Huerta de la Reina, o las Margaritas (que más da), y que cada cual piense como quiera.


Buenas noches











Manuel Estévez dijo...

Amigo San Martín:


Para hablar de las Calles de Córdoba, sus nombres de origen y sus particularidades, hay personas que tienen el tema muy elaborado de forma rigurosa y completa. Pero tú hablas de la llamada "Memoria Histórica" y eso es un término que pertenece a los políticos, que por regla general SON ANALFABETOS, en esos y muchos temas más.

Si yo hubiera sabido con certeza a quien se debe el nombre de Plaza del Moreno, por supuesto que lo habría puesto, pero no como el anónimo, que amaga y no da.

Todavía recuerdo que en el Muro de la Memoria que obra en el Cementerio de San Rafael, los políticos debieron "corregir" algunos nombres que habían sido incluidos "como muertos por la represión", por falta de rigor en esa apreciación. Los autores de dicha lista incluyeron en ella entre otros, EL NOMBRE DEL BARBERO DE LA CALLE SAN PABLO, como un muerto más en aquella represión, cuando este hombre fue ejecutado en 1943, por haberle cortado el cuello, a su amigo el cobrador del Banco Español, y luego descuartizar su cuerpo y echarlo al Río Guadalquivir.

Afortunadamente este y varios errores más se pudieron corregir, gracias a un tal Galán y su amigo Patricio, estudiosos de estos temas.

Por eso Sr. Anónimo, diga el origen del nombre de Moreno, pero que
sea para aceptarlo con rotundidad.


A mi lo que me interesa es que gane el Córdoba, lo demás me la trae al pairo, máxime cuando a la vuelta de unas pocas temporadas, el fútbol será una zona desierta en la mayoría de los Estadios.


Saludos




Anónimo dijo...

Amigo:


Al amigo "Anónimo" quiero aclararle que en los triunfos de su equipo el Real Madrid, huele a "cuerno quemado", como solía decirse en los cortijos cuando algo no iba bien. Y la verdad es que un equipo por muy importante que sea, no puede estar a expensas de que un portero o un defensa les meta el gol del triunfo.

Por otra parte se criticó mucho la actuación de determinado árbitro y ayer en la jugada del portero al borde del área, nadie dice nada y menos usted, al que sólo le parece bien que pierda el Barcelona.

Posiblemente de esa zona que se relata de la Plaza del Moreno, quiero recordar que no surgió ningún fútbolista, fuera bueno o malo.

En cuanto al nombre de la Plaza del Moreno, a lo mejor se le puso en du día porque hubiera alguna fábrica de "Lienzo Moreno", un tejido muy habitual en las casas de vecinos de aquella época en aquella Plaza. Este tejido se solía utilizar como sábanas y a las cuatro posturas "metidas en legía" se pasaba de ponerse de "pie de canto" a adquirir un color blanco y una textura suave. Los que por suerte no tuvieron necesidad de utilizarlas, no saben lo que fue el "Lienzo Moreno".

Y llevan ustedes razón, simplemente como recuerdo de algo "Moreno" tenían que haber dejado esta Plaza para que los más jóvenes la hubiéramos visto.

Buenos días









Anónimo dijo...

El Señor Estévez es muy intolerante, y considera el progreso como negativo.
Sin embargo los anónimos me hacen recordar el pasado, y les considero poseedores de cierta cultura, en especial sobre las ropas y su lavado.
"Lienzo moreno , ropa blanca". Lo pregonaban los gitanos que se dedicaban a la venta de ropa. Y eso me recuerda que se lavaba la ropa haciéndole dos fases, en la primera se lavaba la ropa con jabón y se exponía al sol, y luego se lavaba de nuevo. Así no se empleaban blanqueadores artificiales.
Pero el progreso no se puede frenar. Eso se hacía porque todavía no habían aparecido los detergentes.
En Huelva había una fabrica de acido sulfúrico, y pusieron cerca de esta fabrica , otra para producir acido sulfónico, que es la base de todos los detergentes, y que se obtiene a partir del acido sulfúrico, y ese producto lo compraban los fabricantes de los detergentes que se anunciaban por la tele.
El boticario de Las Margaritas, podrá confirmar o no este asunto, ya que sabe mucha química, y muchas más cosas, como lo bueno que es eso del derecho a decidir, pero que no decidimos nada. Yo, por ejemplo no decido nada, ni siquiera que mis nietos usen menos los móviles, que es una cosa hasta beneficiosa para todos.
Hoy ya no se lavan las ropas empleando el sol y sus rayos como desinfectante, se emplean los detergentes, los suavizantes y diversos productos, y así todo el mundo gana más, los boticarios, los médicos, los de las funerarias, etc, y la gente no se muere de hambre, se muere de otras cosas, pero todos tan contentos.
El Córdoba gano, el Madrid también , el Barcelona perdió y unos tan contentos y otros tristes.
La vida es un juego de suma nula, lo que unos ganan otros lo pierden. Que es lo que significa eso de juego de suma nula.
En un juego no pueden ganar todos , lo que es una cosa lógica. En la lotería gana el lotero, y perdemos los que jugamos.
El que gana normalmente dice: Que se jodan los que perdieron, y los que perdieron se molestan, y no llevan razón , cuando escojan que escojan el juego ganador.
Saludos matinales.

Rafael San Martin dijo...

Una dinastía de toreros de Córdoba la formaban tres hermanos. Uno de ellos se apodaba "Pepe Olla", otro "El niño Isabel", y el tercero era llamado "El Moreno", aunque su nombre era Mariano Bejarano Martínez, todos de ese barrio alrededor del Matadero Viejo.
Es posible que el nombre de la plaza se deba a ese torero.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Rafael:



Siento decirte que el nombre de Plaza del Moreno, es mucho más antiguo que la posible época de esos hermanos toreros que me citas. Ya en el siglo XVII, en los padrones de Córdoba, aparece el Campo de la Merced, la Plaza del Moreno, la Calle Feria, la Calle el Tranco, la Calle los Molinos y la propia Calle Haza; todas ellas configurando la Plaza del Moreno.


Saludos

Rafael San Martin dijo...

Lo que no se puede negar es que el nombre de la plaza se debería a alguien que o se apodaba como "Moreno", o que era moreno.
Y que ese "Moreno" según la Historia del Sr Estévez era más antiguo que el citado por mi.
Lo que si es cierto es que aquel barrio giraba alrededor de lo que se conocía como El Matadero, que era como una escuela para aprendices de la torería, y que tendría una cierta similitud con el barrio de San Bernardo de Sevilla, donde también hubo un matadero, y que lo cita Cervantes en su novela El Coloquio de los Perros, y de donde era Cipión uno de los protagonistas, que le cuenta su vida a Berganza , que también era un perro como él.
De San Bernardo han salido toreros famosos, pero que ya no salen, y que tiene la particularidad de que lo nombra Cervantes, pero en el aspecto de matarifes del matadero.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Rafael:


Conozco perfectamente el Barrio de San Bernardo, pues mi hijo que vive en Sevilla, residió allí durante algún tiempo. No mencionas para nada la fábrica de tabaco que se hizo famosa por la cigarreras.

Además es el Barrio por autonomacia de la saga de los Vázquez, Pepe Luis y Manolo Vázquez, luego ya no tantos toreros.

Además aquello fue una zona en donde hubo distintas fundiciones, que las empleaban para fundir cañones.

En cuanto a Córdoba, la acera del Campo de la Merced paralela al callejón de Adarve (tú calle) se le llamó en la antiguedad el Mataderillo, en donde sacrificaban cerdos.

No cabe duda que era por donde entraba el comercio, el consumo y la vida de Córdoba. La guerra de Granada, y las otras guerras contra los moriscos y Portugal, convirtió a esta zona como la intendencia de los ejércitos de España.

Pero ni de la guerra de Granada, ni del descubrimiento de América,
Córdoba sacó ningún provecho, y por ello cayó en un declive de la poblacín que quedó estancada alrededor de los 50.000 habitantes, cifra que se mantuvo hasta 1887 practicamente.


Saludos





Rafael San Martin dijo...

Amigo Estévez:
No digo que lo que escribes sea mentira, pero no tienes en cuenta la temporalidad.
La estructura social de esa zona cambió a lo largo del tiempo.
Citas a "Miajita" como un picador, y no digo que no sería cierto, pero yo conocí a un "Miajita" que era carnicero, y al que le decían "Miajón" porque era un poco grande.
En un principio la estructura social sería la que dices, pero a principios del siglo XX se fue modificando en el sentido de que los matarifes habían evolucionado a carniceros, y había aparecido un sector social muy importante y que eran empleados de la Renfe. Tan era así, que de los cuatro vecinos de la casa en la que nací tres eran ferroviarios. Y a lo largo de la calle había más.
La Puerta los Carros.
Aparte de los jornaleros que se contrataban allí, llamados faeneros, se usaba para salir por ella los empleados de la Renfe, algunos, porque el trayecto para ir a sus viviendas era más corto.
Y mi vecino, conocido por mí como "El tío Pepe", comentaba que había tenido mucha suerte por salir siempre por esa puerta.
Y querrán saber cual fue esa suerte.
Pues en la llamada guerra civil, en Sevilla estaba Queipo de Llano y en Córdoba Don Bruno Ibáñez, ambos guardias civiles, y en la vía férrea Córdoba-Sevilla pusieron unos petardos ( o sea un atentado terrorista), y Don Bruno detuvo a todo el turno de trabajadores de Renfe que estaban de servicio a la hora del atentado, y los detuvo a la salida del trabajo por la puerta principal, y mi "tío Pepe", como salió por la Puerta los Carros llegó a su casa tranquilamente. Lo que les pasó a los que detuvieron ya es otra historia.
Don Bruno estaba casado con una mujer de Daimiel, y tenía por lo que se dice hijas. Lo que le pasó a las hijas es otra historia, similar, pero peor todavía.
Saludos matinales. Al Sevilla ayer le pasó lo que le pasa al pobre, ya que dicen: "la alegría dura poco en la casa del pobre".
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Rafael:


Estoy de acuerdo en todo lo que dices, y es que el factor tiempo, lo cambia todo. Por orra parte la idea de esa Plaza que yo mantengo en la memoria, es fundamentalmente en el tiempo que la tuve que recorrer, y que se situa en torno de los años 1954-57.

Luego en 1963 y en el "Bar del Panza" presencié el España-Rusia, del famoso gol de Marcelino.

Ya años más tarde y en el año 1972, o cosa así, frecuenté alguna vez los veladores que solía poner esta mujer por el verano en su "Quiosco". Tanto la dueña del !Quiosco" como el propio "Panza" eran hermanos del propietario del "Hotel Montes", lugar en el que por lo general, terminaban todos los que habían pasado la noche de "Jarana".

En ese Hotel y en "Casa Eduardo" era donde casi todo el mundo tomaba el "café de refresco" para llegar bien a la casa.

Ya te digo que la imagen que yo tengo de todo aquello, es de cuando apenas tienes 10 años, y por ello es una visión "nostálgica y muy bonita" en paralelo con la edad que tenías.

Tengo que decirte que la mayoría de Bloques de pisos, que configuran la acera de la derecha de la actual Avenida de Molinos Alta, los realizó el ingeniero Barrena, en aquella modalidad de "auto-gestión" en donde él contrataba la obra, las calidades con el dinero que le entregaban los posibles dueños. El al final se llevaba un porcentaje del coste final de la obra. Fueron muchos pisos los que se llegaron a construir de esta forma en Córdoba, sobre todo en la Avenida del Aeropuerto, por un tal OTEROL, que se hizo millonario.

Incluso tu amigo de Montoro, Rafael Rivas Gómez, llegó a vender pisos de estos bloques, y es que el tal Barrena, "soportaba el riesgo de la obra" y a veces no se completaban los interesados en todos los pisos que él promovía y los asumía él, por lo que tenía que venderlos.

Ya una primera experiencia en Bloques construidos así por aquella zona del Campo de la Merced, fue el Bloque de la izquierda conforme bajas los escalones que conducen a tu casa, al parecer el que intentó hacer la obra salió mal parado por la cantidad de agua que se llegó a encontrar en la cimentación, y según creo el Bloque lo debieron de terminar los interesados.

Recordaras en esa zona el fugaz "Bar Roma" que duró muy poco tiempo, pues antes de que llegara el "euro" ya cobraba él como si estuviera dicha moneda en vigor.

Ahora que todo el mundo le ha dado por la ecología, y el llamado cambio climático, JARDINTER, ese negocio de plantas y jardines que llegó estar enfrente de tu casa, tiene los días contados.


Saludos






Rafael San Martin dijo...

El propietario del bar Roma , me parece que estaba casado con una del barrio de San Lorenzo. Se llamaba de apellido Añón, y su familia tenían un almacén de cereales en la Plaza de Colón cerca de ese bar.
Por cierto en aquellos tiempos se acostumbraba a usar como pienso las algarrobas, y también los humanos las consumían, y en la descarga de los camiones algunas quedaban en el suelo, y ahora he sabido que las algarrobas tienen un compuesto que estimula la masculinidad, y rápidamente he deducido que como se consumen poco, ahora, por eso ha aumentado ese tipo de afectividad que es moda, y también porque sospecho que en la ayuda americana , estos le echarían algo a la leche en polvo.
Los recuerdos forman parte de nuestra forma de pensar.
Saludos.

Anónimo dijo...

La Plaza del Moreno, el Matadero Viejo.
Especialmente eso del Matadero Viejo, me recuerda que tiene similitud con el tema de los estibadores.
Los estibadores tienen actualmente, por lo que dicen, unas condiciones de trabajo muy por encima que las de los trabajadores con unas condiciones laborales caracterizadas de conocimientos similares. Y me parece muy bien que quieran mantenerlas, pero tienen unas consideraciones muy en su contra.
Los matarifes tenían como compensación llevarse algo de carne de las reses que se mataban, hoy no se la llevan porque ha variado el procedimiento de la matanza, que otro día explicaré. Y ya no se llevan esa compensación.
Los de la estiba tienen en su contra la legislación, hoy influenciada por lo que se llama la globalización. No sé si recuerdan lo de la Campsa, o la Tabacalera, eran monopolios y desaparecieron porque estaban prohibidos en la legislación europea, pues lo mismo pasa con esas cosas que llaman de la "estiba", y por lo tanto la batalla está perdida.
Los que tanto saben, pero por lo que se ve ignoran , ayer votaron en contra de un Real Decreto, pero ya votarán a favor más adelante, y entonces dirán que lo hacen porque son favorables al progreso.
En fin , cada vez soy más tonto, pero me conformo pensando que otros son más tontos que yo.
Recuerdo aquello de un sabio que se quejaba de no sé que cosa y cuando el rostro volvió comprobó que otro, etcétera.
El amigo boticario de Las Margaritas debería aclararnos algunas cosas que dejo sin aclarar porque mis conocimientos son muy limitados, no he estudiado en la Pompeu Fabra. Aunque a mí me gusta más un pueblo que se llama Cambridge que está en los EEUU, y no en el Reino Unido, y donde hay universidades muy famosas, muy democráticas y no favorables, o sea contrarias, al derecho a decidir.
Sé que el boticario lee estas cosas, porque un intelectual tiene curiosidad por saber, por conocer, y este blog podrá ser calificado de muchas maneras, pero ilustra e informa.
Saludos Sr Estévez, y ánimo.

Manuel Estévez dijo...

Amigo anónimo:



El boticario de las Margaritas, dijo lo de multiplicar y multiplicar en aquel pequeño artículo sobre el agua en el Patio de los Naranjos, y se quedó tan tranquilo.

A lo que se ve su misión como comentarista es criticar aquello que a él no le entra en la cabeza, ya me han comentado lo que le ocurrió en el Blog "PUERTA DE OSARIO" y en otros paracidos, que de casi todos ha salido huyendo. Mala cosa esa, porque lo ideal es que todo el mundo y con respeto aporte su opinión.

En un Blog. no sobra nadie y si posiblemnete falta todo aquél que quiera colaborar con ideas y no con enfrentamientos.

Por cierto el desmontaje de la famosa Celosía de la Puerta del Pilar de la Mezquita-Catedral, sigue adelante y su desmontaje, constituye un auténtico puzzle, y podemos decir que en conjunto la Celosía debe de ser pesar alrededor de 8700 kgs.

Por esa puerta del Pilar (ya estuvo abierta en su día) y con el nombre del Pilar, entraran los defiles procesionales y saldrán por la puerta de las Palmas.



Saludos







Rafael San Martin dijo...

María Montessori que era una pedagoga italiana, decía que a los niños hay que motivarlos por medio de los llamados "Centros de interés", o sea cosas que les interesen a los niños, y eso nos pasa a todos.
Al anónimo le interesa eso de la estiba, la actuación de los partidos, etc, y lo que a ti te interesa es la celosía de la mezquita-catedral.
Y a mi lo que me interesa es que no llueva en Semana Santa, para ir a Córdoba unos días y oler el azahar de los árboles que hay en las calles de Córdoba.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Rafael:


Parece que fue ayer, pero en el 2012, la imagen del Arcángel San Rafael fue llevada a la Mezquita-Catedral, y entonces decíamos que San Rafael volvía al Patio de los Naranjos, y fueron muchos los cordobeses que llenaron el Patio de los Naranjos, tanto para ver la entrada como la salida del Custodio de Córdoba. Allí junto el Olivo del Patio de los Naranjos, se pasaron algunos cofrades del Prendimiento, de la Borriquita, del Caído, de las Angustias, del Cristo de Gracia, etc. etc. pudiéramos decir que allí celebraron una especie de “Cabildo general” en temas de Córdoba, por lo que toda su conversación apenas si tuvo desperdicio..

Recordaron en comentarios, que parece ser que en 1939, mayo, estuvo en la Catedral, unas dos semanas, la imagen de San Rafael, junto a las Reliquias de los Santos Mártires y Nuestra Sra. de la Fuensanta. El Olivo, daba la sensación que escuchaba y guardaba prudente silencio. De pronto un cofrade del Caído, muy cercano a Manolo Acá, comentó algo sobre la apertura de la segunda PUERTA DEL PILAR, para que entraran los pasos de Semana Santa:

“Es necesario dijo, que las Hermandades puedan entrar con facilidad en la Catedral”, ante esta afirmación el Olivo, guardó prudente silencio y puso en boca de otro tertuliano lo que a él le hubiera gustado decir: “Tenemos que hablar claro a la hora de decir ABRIR la puerta del Pilar, es más correcto decir REABRIR, la puerta del Pilar, que ya de antiguo, estuvo abierta para que entrarán los pasos de Semana Santa”.

Y la realidad ha llegado y un equipo de eficientes trabajadores está desmontando la célebre Celosía, pieza a pieza, o módulo a módulo, y la verdadd que es una labor muy entretenida y laboriosa, pero es la única forma de desmontar ese cuerpo de celosía, que viene a pesar
como ya habremos dicho unos 8700 kgs.

Por otra parte Rafael, llevas razón en lo que dices del azahar, ya que el de los Naranjos de este singular Patio, tiene pudiéramos decir hasta un olor distinto, por su maravillosa fragancia.

En un grupo de visitantes de Gerona, venía un tal Ripoll Maestu, arquitecto, que se quedó sorprendido cuando el guía de turno le explicó: "Los naranjos del Patio, en sus hileras son como una prolongación de las columnas del interior de la Mezquita".


Buenos día

Anónimo dijo...

El azahar se les daba a aspirar a esas mujeres románticas que se desmayaban.
Que distintas, a una Eulalia, catalana, que conocí que era muy puta, o mejor dicho alegre en la concesión de sus dones de donna. La santa Eulalia era de Mérida, y charnega por cierto.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo anónimo:


Para enzalzar el azahar de Córdoba y del Patio de los Naranjos, no hace falta traer a colacción a ninguna Eulalia. En Córdoba, cuando se le quiere llamar a alguno la atención por "imprudente" se le suele llamar "Eulalio".

Precisamente de este azahar del Patio de los Naranjos, se prendó un grupo de turistas japoneses, que se llevaron incluso unos plantones, para sembrarlos en Japón y ver como se comportan estos naranjos en dicho pais. EL DIARIO CORDOBA, publicó aquella experiencia de los japoneses.


Saludos



Anónimo dijo...

¿Cuándo votamos?
Antes o después de la Semana Santa.
Los carroñeros eran muy útiles para tener limpios los campos de cadáveres, pero ahora se dan casos frecuentes que atacan a animales vivos, lo que es una anormalidad.
En la política puede ser que pase lo mismo.
Saludos.

Anónimo dijo...

Amigo anónimo:


Amigo anónimo, los piconeros de la Plaza del Moreno, se suelen reír con frecuencia con lo que son nuestras preocupaciones del día a día. Hoy por encima de las soluciones que se puedan pensar para solucionar los problemas de los ciudadanos, están los grupos que aspiran a situarse en el poder y desde allí hacer lo que los demás le dejen hacer.

Aquí no se gobierna en positivo, sino que se hace para favorecer y consolidar los partidos en las estructuras del Estado. Y eso los piconeros aquellos que parecían tontos ya lo sabían.

Es ahora cuando la mayoría no nos enteramos de nada. Ahora resulta que la famosa niña de la Belén, ya no es tan hija del torero, según deja entrever la "Revista Pronto", y sin embargo ha estado viviendo del cuento y la disputa, y ha montado un "tinglado" que con la idiotez e ignorancia que hay, hasta una "colitis" le sale rentable.

Aquí mientras a la "Patiño" no la hagan portavoz del gobierno, no va a cambiar nada. Y si no, que presida las Cortes el "Kiko Pantoja" y entonces estaríamos en la gloria.

Saludos





Manuel Estévez dijo...

Amigos:


Sería bueno que los "Kikos" unos y otros, tomarán el protagonismo de la sociedad, fueran por así decirlo, las personas que decidían las cosas que conciernen a la generalidad de los españoles, sólo tendrían que rodearse de "asesores" para resolver en los asuntos de determinada complejidad, al menos, aunque igual de inútiles que algunos políticos, nos saldría más barato al país, pues no tendrían detrás "toda la estructura" que supone en cuanto a cargos y enchufes un partido.

Antes de ayer hubo una manifestación en las puertas de Ayuntamiento de Córdoba, en donde la gente protestaba por lo que se cobra en Andalucía por los derechos de herencia o sucesión, pero allí no salió nadie, para intentar explicar el porqué la Junta de Andalucía, cobra un porcentaje cuarenta veces superior que el que cobra la Comunidad de Madrid entre otras.

Seguramente estarán muy atareados en "recepcionar" la obra que se ha realizado en Capitulares, y se estarán dando cuenta que el hormigón que se utiliza en la mayoría de las obras de Córdoba, tiene la procedencia de la hormigonera del familiar de un señalado concejal.


Saludos





Anónimo dijo...

SR Estévez:
Hay personas que piensan que la herencia es una cosa injusta.
Recuerdo a David Niven famoso actor, que decía que los hijos no deben heredar, sino trabajar y ganarse su sustento.
Es un pensamiento de minorías, porque la mayoría pensamos en sentido opuesto, sin embargo ahora se critica la sobreprotección que se hace a los hijos, señalando esto como una cosa negativa para la Sociedad.
Lo del hormigón puede ser nepotismo, pero lo fundamental es que el hormigón sea de calidad, y que no exista solo en papeles.
Esto que he escrito pasa de los ciento cuarenta caracteres, y puede ser que no se entienda, y me llamen "facha".
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo anónimo:


Sabemos que mal de muchos "consuelo de tontos" y de esta forma, el que no tiene un duro, por la razón que sea aspira y suspira, pot todos pudieran estar "tan tiesos" como él; pero ese pensamiento corresponde con la "envidia" de la que este mundo está lleno.

Siempre se ha dicho que los catalanes apoyándose en su idioma a medio hablar (no lo dominaban aún), que solían hablar con medias palabras, por lo que muchas veces no se les entendía. Tuvieron que llegar los emigrantes y enseguida procuraron ellos (los catalanes), marcar sus diferencias, pues si dominaban él idioma catalán, ya tenían el mismo nivel que ellos, e incluso los podrían superar. Por ello de momento los empezaron a llamar "charnegos", para que hubiera una distinción.

Pero al margen de la "medias palabras" hoy la prensa catalana, nos habla de la muerte de don Agustín Montal, el famoso presidente del Barcelona, que además de fichar en 1973, a Cruiff, cambió algunas cosas del club para hacerlo más catalán, y dicen que convirtió el campo de fútbol un lugar para la libertad, pues le pidió al spique que daba las alineaciones que las diera en catalán, y que la señera volara al viento en el Estadio todos los domingos. Pero también hemos de decir de este buen empresario del textil, que heredó de su padre un buen patrimonio, que siendo presidente del CF. Barcelona, logró una Liga despues de 14 años de espera, y para coronar esa temporada tuvo a bien y de forma muy sonada, nombrar a Franco, como presidente de honor y perpetuo del FC.Barcelona, todavía hay NODOS, que recogen en solemne momento.

Otra palabra completa, será la que dice que don Narciso de Carreras, que fuera el anterior presidente del Barcelona, cuenta en su haber con un hecho importante: Cual fue el pronunciar la célebre frase de: "EL BARCELONA ES MÁS QUE UN CLUB" frase que muchos pedigüeños de la política la han sacado del contexto en el que la dijo éste hombre, que desde Cataluña colaboró estrechamente con la idea de España de Franco. Un ejemplo de esta comunión con la España de Franco fue el artículo publicado en la VANGUARDIA, el 1 de octubre de 1960. "Día del Caudillo". titulado: "LA POLÍTICA O LA ILUSIÓN DEL BIEN COMÚN".

Por tanto cuando se hable se hace de forma completa y no a "medias palabras", como suelen hacer muchos políticos para engañar a las gentes.

Saludos

Patricio dijo...

Sr. Estévez.
Ha dado usted en el clavo.
Efectivamente, en un despacho de aquí o de allá, (que más da, si son los mismos), contabilizan el dinero que le sacan (roban) a los andaluces por las herencias y plusvalías. Y en otro despacho, analizan los beneficios que les han dejado las "obras".
Un dinero va para "satisfacer" a los ciudadanos y otro para satisfacer a sus bolsillos.

Patricio dijo...

Puede que no me haya explicado bien.
Quiero decir:
Mientras más impuestos se cobren, más dinero para hacer "obras" y por tanto mayores "beneficios".
A buen entendedor, con pocas palabras bastan.

Patricio dijo...

Por cierto, los señores "anónimos", deberían identificarse como, por ejemplo: anónimo 1, anónimo 2, etc. (seguirían siendo anónimos, pero distintos).
Para poder saber a quién contestar. ¿es el mismo?, ¿o son muchos?.
Increíble, en los tiempos que estamos.

Anónimo dijo...

¿Que tiene que ver David Niven con el Barcelona?
Su opinión era que uno que hereda un capital grande de sus padres y no trabaja lo considera un parásito, y por eso él que ganó bastante dinero no dejo ninguna herencia a sus hijos.
Es su opinión, yo no la comparto y así lo digo.
Por lo tanto no hay que hacerme ninguna aclaración.
Los catalanes siguiendo con la jurisprudencia aragonesa han copiado la figura jurídica del "hereu", que consiste en que los negocios no se fraccionan en la herencia sino que el negocio lo hereda el primogénito, para que de esa forma el negocio no desaparezca, que es lo que ocurre en las particiones en algunos casos de herencias. Cataluña era como una provincia del reino de Aragón, y los catalanes los súbditos del rey de Aragón.
Lo de los impuestos es una cosa muy interesante, aunque lo más aceptado es que los pagan unos pocos, y otros o se libran o están apuntados a las subvenciones.
Los catalanes, lo mismo que los de Las Margaritas, los de San Lorenzo, y los de Santa Marina, de acuerdo con la opinión del filosofo Rafael Guerra Bejarano, pertenecen a un famoso grupo en el que hay "gente pa to".
Me parece que soy el anónimo uno, dos, tres o cuatro.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo anónimo:


Que yo sepa Rafael Guerra Bejarano, no era ningún filosofo, si le puedo decir que sus familiares los Bejarano, desde hace muchos años, siempre estuvieron en tareas relacionadas con el Matadero. y curiosamente no he detectado con ese apellido a ningún piconero.

En San Lorenzo, no hay nada que heredar, porque en la mayoría de los sitios que se hereda, es el campo, y los olivos como principal bien, o capital.

Será debido con toda seguridad a la laboriosidad de sus mayores, es muy rara la gente que viniera del campo, o de algún pueblo, que no tenga sus olivos o su terreno. Y además y con toda seguridad en los tiempos malos del hambre, la sobrellevaron mejor, pues tenían el campo, como úno de los únicos centros de producción que había en aquellos tiempos. En una encuesta publicada por una revista de economía, se llega a la conclusión que en la época dura del hambre,
periodo 1940-1950, por cada uno que pasaba hambre en los pueblos o en la zona rural, en Córdoba, había 3 que pasaban hambre.

Por tanto, amigo anónimo nº 2, (el nº 1, lo tenemos reservado para el chico de las Margaritas), en Córdoba, no hay apenas problemas con las herencias, y menos en el Barrio de San Lorenzo.

Saludos





Juan Blanco dijo...

Buenos días:


Ese último comentario, es bastante certero, yo que ya peino canas desde hace tiempo, puedo decir que en aquellos años, de 1939-1955, el hambre que se dejaba sentir en Córdoba, por los barrios más sencillos, se solía paliar "yendo al campo" a coger: Algarrobas, higos chumbos, de los otros, alcauciles, cardos, almezas, madroños, y todo lo que daba el campo. El famoso "Rodadero de los lobos" fue protagonista de aquellas excursiones que haciamos con frecuencia los de los Olivos Borrachos. Y claro está los del campo o incluso de algunos pueblos, tenían el "tajo más cerca".

Pero sobre todo porque en los pueblos había un sentido de "apañarse" con una economía más sencilla y simple, por lo que les podían faltar comodidades ¿Pero quien tenía comodidades en aquellos tiempos?. El pan "abogado" era un producto que duraba una semana, ya que habían aprendido las técnicas de los alemanes, de conservarlo metido en plástico. A los vecinos colinantes, le cambiaban aceite, garbanzos y otras legumbres, por otros productos. Por lo que era raro que en el campo se pasara hambre.


Saludos




Anónimo dijo...

Vais a conseguir que hablen las piedras.
Si el problema no es el hambre, es el sobrepeso, la obesidad, la alimentación descompensada, la abundancia, la falta de un proyecto vital para el hombre, la socialización equivocada ( Ojo, que eso de socialización no es apuntarse al socialismo),la Nube, que ya lo dijo El Mota: la Nube no nos podría traer nada bueno. Y llegó el acabose.
A pesar de todo, saludos matinales.

Rafael San Martin dijo...

Sr Estévez:
Los Bejaranos de acuerdo con el nombre del apellido indican la procedencia geográfica y estos serían de Bejar, localidad famosa por sus mantas.
Y eso de que Rafael Guerra Bejarano no fuera un filósofo, no estoy de acuerdo, pues cuando preguntó, qué quién era una mujer extranjera y le contestaron que era una antropóloga, su contestación diciendo que hay gente para todo, no puede ser más filosófica.
En eso de los apellidos, por ejemplo ha habido un presidente de La Generalidad, que se apellidaba Montilla, por lo que puedo afirmar que sería un "charnego", y ahora que venga el boticario y me desmienta.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo San Martín;


Sobre el apellido Bejarano que se prodigó en la zona del Matadero Viejo, y por todos aquellos contornos, destacándose como personas relacionadas con el oficio de matarifes; hay datos serios que demuestran que el origen de este apellido es judio, y parece ser que viene de la Tribu de GAD, que se situaron al este del Río Jordan, y si quieres comprobarlo otea el Libro NÚMEROS XXX.II. 36, y verás el significado de BET HARAN.

En el pueblo de Salmantino de BEJAR, lo que fue un filón de buenos atletas, y también buenos ciclistas, siendo representativos Roberto Heras, y el simpático Lale Cubino, este último en el Tour de 1988, ganó la celebre etapa de LUZ ARDIDEN, disputándola con los mejores, escaladores de aquellos tiempos.

Es más en el pueblo de Bejar, apenas si hay Bejaranos de apellido.

Bejarano era de apellido la mujer del banderillero "EL NIÑO DIOS" primo hermano de "Manolete" y que desarrolló su infancia por la Plaza del Moreno. Su mujer Pilar Bejarano "Pilar la Fila" para los que la conocían de San Lorenzo, fue una mujer de un tipo impresionante, tipo que lució, con gran pelo plateado, hasta los noventa y tantos años que vivió.

No sé si el anónimo de las Margaritas, tiene algo que objetar, pues en el tiempo que vivió en Córdoba, tomó buenas notas de nuestra ciudad.


Saludos










Anónimo dijo...

Amigos:


Ayer presenciando el reportaje de la Vuelta a Cataluña, pudimos ver que en la zona próxima a la llegada a meta, se aireaban varias banderas Españolas, cosa que le debió caer muy mal a los de la independencia.

En las vistas panorámicas que nos ofrecieron, se pudo ver el Templo del Tibidabo, y nos trae el recuerdo de aquellos años, de 1955. cuando en mi Colegio Salesiano de Málaga, hacíamos colectas para su terminación,

Por lo demás muy poca gente contemplando el recorrido por el circuito del final de etapa, y es que a este paso, a lo mejor los catalanes prohiben también el ciclismo, para que no salga El Tibidabo, y menos aún la bendera de España.

Anónimo dijo...

Amigo Anónimo:
Si vas a Barcelona, y eres un charnego, en los hoteles, restaurantes y bares te atenderán estupendamente, por lo que eso de las banderas no te debe preocupar.
Detrás de las bandera va siempre la plebe. A la plebe le da igual una bandera u otra, lo que le gusta es el jaleo.
En el ejército el que lleva la bandera, se llama el abanderado y es el teniente de mayor categoría del regimiento, cuando este sale a la calle.
No hay que tener preocupación alguna, sabiendo que los que mandan, no nos homologan con Los Balcanes, o Siria. Cuando nos homologuen, entonces las banderas serán lo de menos.

Rafael San Martin dijo...

Amigo Estévez:
Citas en la calle El Tranco como estructura social: 8 trabajadores del campo, etc. Mis vivencias me hacen recordar que allí encerraban unas cabras y el dueño y pastor era un mudo que jugaba muy bien al dominó, pero como la gente tiene en general muy mala leche, el compañero le ahorcaba el seis doble a propósito, y el mudo se ponía muy alterado, y casi hablaba, a mi uno me contó que un día al compañero le dijo: "hijoputa". No sé si será verdad.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Rafael:



Tan preciso y carismático con la cosas de la "intemporabilidad" no has caído en la cuenta que las profesiones que citamos son las que se dieron cuando el abuelo de Rafael Molina Sánchez "Lagartijo", vivía por allí con Gertrudis de la Vega, su esposa, por lo que es muy difícil que ese personaje tan simpático y mudo que tu conocistes, pudiera estar allí con sus cabras y jugando al dominó. Tú simpática aclaración se ha parecido a las que solía hacer cierto catalán de las "Margaritas".

Por lo que le comentas al anónimo de la Bandera de España, he de decirte, que es un detalle a tener en cuenta, de que cuando a la gente se le deja expresarse como quiere, ocurren esas cosas.

En Paris, se celebró una corrida de Toros con asistencia de los mejores matadores del momento, y claro está entre ellos estaba el vecino de esa Plaza del Moreno Rafael "Lagartijo". En el parco de honor de la Plaza asistía la Reina Isabel II, y desde el callejón le dijerón a "Lagartijo" que si no le brindaba el Toro a la reina, y él contestó que no, que él era republicano.

Y para tu apuntes te tengo que decir que Rafael Molina "Lagartijo" nunca llegó a realizar el Servicio Militar, pues presentó un papel en el que decía, que por temporadas "padecía unos dolores" en el remo derecho. En el tribunal del Ayuntamiento que estudiaban estos casos de la Mili, declaró a su favor un médico de la Calle de la Feria, el encargado del Matadero, en donde trabajaba, y varios más. Pero hubo también dos jóvenes más o menos de su edad que declararon en contra, y uno de ellos dijo: "Este no debe de tener nada, pues cuando vamos al campo, para otear toros, el salta la valla mejor que nadie". El joven que declaró esto fue Manuel Fuentes, al que luego como torero apodarían "Bocanegra" y que después de ser familiares, siempre se llevaron muy mal en la Plaza. A los 14 veces de darle el certificado de inútil total para el Servicio Militar, tomaba la alternativa en la Plaza de Toros de Ubeda.


Saludos





Rafael San Martin dijo...

Me encanta la puntualización.
Ya eso de compararme con el boticario de Las Margaritas, deja mucho que desear, y a un intelectual no se le debe escapar el aforismo que decía: las comparaciones son odiosas.
Lo de Lagartijo viene a cuento de que en el matadero cuando entraba en contacto con los toros le decían que se movía como una lagartija, y aunque en aquel tiempo no se llevaba eso de compañeros y compañeras, él dijo que de lagartija nada que el era lagartijo, y así lo apodaron.
Hoy lo de lagartijo debe de estar mal visto. En los reportajes culturales de la dos, no he oído nunca esa palabra.
Saludos.